No tener dos dedos de frente

Mapa de áreas de la frenología¿Sabías por qué NO TENER DOS DEDOS DE FRENTE significa ser corto de entendederas?

También ser un irresponsable que actúa a lo loco y sin conocimiento.

Ya en el antiguo Egipto o incluso en la Grecia clásica se aceptaba como posible leer la predestinación de una persona en los rasgos corporales. Hoy en día todavía hay manifestaciones de este tipo en nuestra cultura, como las lecturas de mano.

En el siglo XIX, como extensión de esta creencia, se consideraba que el estudio del cráneo de una persona era suficiente para determinar sus instintos, sentimientos y, en general, su capacidad intelectual. La frenología, la craneometría y la fisonomía, pretendían determinar la inteligencia, el carácter y los sentimientos de una persona mediante el estudio de sus proporciones craneales.

La frenología —considerada hoy en día una pseudociencia— fue popularizada por el médico austriaco Franz Joseph Gall (1758-1828). Postulaba que distintas partes del cerebro controlan diferentes rasgos del carácter, y por ello, si una parte del cráneo es más grande, el rasgo de la personalidad asociado es más acusado.

Comoquiera que los estudios de Gall situaban las facultades mentales en la zona frontal, se asimiló una frente ancha y despejada a la inteligencia y una frente corta con el nacimiento del pelo cerca de las cejas a la ausencia de ella.

No tener dos dedos de frente es una clara exageración, pero ilustra muy bien el concepto.

Juego de palabras ilustrado

El humor blanco, marca de la casa de la publicación TBO, en esta historia que ilustra una confusión por polisemia. Obra de Salvador Mestres.

¿Gato? ¡Qué gato!

Lo conocen hasta los perros

Perros vagabundos¿Sabías por qué decimos LO CONOCEN HASTA LOS PERROS para expresar que una persona es conocida por todo el mundo?

En Origen histórico y etimológico de las calles de Madrid, de Antonio Capmany, se puede leer acerca de don Francisco de Chinchilla, Alcalde de Casa, Corte y Rastro:

“Presentábase con sus alguaciles en los mercados, y al punto cesaban las contiendas… Los perros abandonados andaban en gran número por las calles, y mandó que los matasen los alguaciles a pedradas, y parece que los animales conocían a su exterminador, pues, al verle, comenzaban a dar grandes aullidos, Y de ahí quedó el adagio popular: Lo conocen hasta los perros”.

Otras versiones le otorgan el cargo de regidor en la alcaldía. Pero todas coinciden en que desempeñó su cargo a finales del siglo XVIII.

Acrósticos (3)

Etimológicamente proviene de los términos griegos akros, ‘extremo’, y stikhos ‘línea, verso’.

Es una composición poética cuyas letras iniciales forman un vocablo o una frase. Por extensión se aplica a cada uno de los versos de esta composición.

A continuación un curioso ejemplo que muestra el acróstico en las letras iniciales y en las finales.

Supiste una vez más
ocultar tu rostro,
negar al mundo ese don
impreciso pero dulce, así,
así amante: tu boca.

Ser duro de mollera

¿Sabías por qué SER DURO DE MOLLERA es ser torpe para comprender las cosas?

También se dice cerrado de mollera con el mismo significado. Y ambas también con el de persona terca y tozuda que no se aviene a razones.

La mollera aludida es la parte más alta del casco de la cabeza, junto a la comisura coronal, la fontanela situada en la parte más alta de la frente. Aquella que los bebés tienen blanda hasta que, al crecer, se les endurece. Entonces se dice que ya tienen cerrada la mollera.

Antiguamente, tener cerrada la mollera equivalía a ser sensato y sesudo. Y se decía que aún no se le ha cerrado la mollera, del que no había madurado en seso, juicio y prudencia.

En la actualidad el sentido figurado ha cambiado y se dice duro de mollera o cerrado de mollera de aquél que no presenta la elasticidad suficiente como para aprender cosas nuevas.

Falsas definiciones (10)

Una falsa definición es aquella que se inventa para una palabra, buscando la comicidad.

Algunos ejemplos:

Alba: Principio de un nuevo día o fin de una gran noche.

Alcohólico: Persona que bebe más que su médico.

Bofetada: Aplauso unilateral.

Calvo: Una forma de peinarse.

Candado: Perro regalado.

Camello: Caballo diseñado por una comisión de expertos.

Charlatán: Persona que habla cuando usted no desea escuchar.

Crítico: Una persona que finge ser tan difícil de satisfacer que nadie lo intenta.

Cura: Hombre que, debiendo vivir como Cristo, vive como Dios.

Curriculum vitae: En la mayoría de las veces mucho ruido para pocas nueces.

Fe: Creer sin evidencia, en algo que dijo alguien sin conocimiento, sobre cosas sin fundamentos.

Felicidad: Agradable sensación que surge de la observación de la desgracia ajena.

Gilipollas: El único que no suele saberlo.

Guantera del coche: Lugar donde se puede encontrar cualquier cosa menos guantes.

Status: Es comprar una cosa que uno no quiere con un dinero que uno no posee, para mostrarnos a quien no nos gusta como una persona que no somos.

Malapropismo (3)

El término designa el uso impropio de una palabra tomada en el lugar de otra de fonética similar, con consecuencias normalmente cómicas.

Un lapsus linguae que puede ser voluntario para provocar la risa o puede ser involuntario, que es cuando tiene gracia de veras.

Nada mejor que la atención al público para gozar de más ocasiones, de más posibilidades de oír esas divertidas confusiones. Así, se pueden leer muchas de ellas en Anécdotas de farmacéuticos (Styria). Veamos algunas:

En lugar de pedir profilácticos pedir filatélicos, o mejor aún, ¡profiteroles!

O pedir piedra Gómez por piedra pómez. O un locutorio por un colutorio. O un delirio por un colirio. O pasta centrífuga por pasta dentífrica. O suero psicológico en lugar de suero fisiológico.

También está el que explica que tiene cojontivitis en lugar de conjuntivitis, o la que pide la píldora porque no realizaron correctamente el corpore insepulto (coitus interruptus, quién lo diría). O el que pide un jarabe expectante en vez de expectorante.

Mejor lo de pedir agua exagerada en vez de oxigenada. Quizás la quería en cantidades industriales.

Como el que pidió aspirinas fosforescentes en lugar de efervescentes. Quizá quería localizarlas fácilmente en la oscuridad.

Frases acerca del dinero

dinero.jpgA continuación una serie de citas célebres sobre el dinero. Lucidez e ingenio en unas pocas palabras.

 

 

La mitad de mi fortuna la gasté en alcohol y mujeres. La otra mitad la malgasté.

George Best

El día que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo.

Gabriel García Márquez

Quien cambia felicidad por dinero no podrá cambiar dinero por felicidad.

José Narosky

El dinero no debe ser sino el más potente de nuestros esclavos.

Abel Bonnard

Cuando hay dinero de por medio es muy difícil la libertad.

Gonzalo Torrente

El dinero es como el estiércol: no es bueno a no ser que se esparza.

Francis Bacon

¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!

Groucho Marx

El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que se necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia.

Woody Allen

Si quieres conocer el valor del dinero, trata de pedirlo prestado.

Benjamín Franklin

Taglines (10)

Podríamos definir el tagline o tag como una frase generalmente corta que no contiene la sabiduría popular (como un refrán), ni tiene un formulador ilustre (como una cita), ni pretende ser una regla (como un aforismo), ni encierra doctrina o moralidad (como una sentencia). Simplemente es una frase que concentra un significado de forma más o menos original, ingeniosa, cómica o curiosa.

Es parecido a un slogan publicitario pero sin la finalidad comercial de éste. Y suelen ser se autoría desconocida.

Fueron muy utilizados como “coletilla” a los mensajes de correo previos a Internet, cuando éstos se intercambiaban en las BBS (Butlletin Board Systems) y en las “redes” que entre éstos se establecían.

En algunos foros y algunos nostálgicos siguen utilizándolos, pero su uso se ha diluido ante las numerosísimas nuevas incorporaciones al ciberespacio.

Ahí van unos cuantos ejemplos:

Lo peor del farsante es que es auténtico.

En las guerras, los soldados reciben las balas y los generales las medallas.

Intenté suicidarme y casi me mato.

Hay que trabajar ocho horas y dormir ocho horas, pero no las mismas.

¡Debe haber sido terrible el susto del erizo!

Errar es humano, pero echarle la culpa al otro es mas humano todavía.

Dios mío, dame paciencia… ¡Pero dámela ya!

La marihuana te buelbe vruto.

¿Quieres que todo el mundo te ofrezca su ayuda? Pues espera a no necesitarla.

Si no eres parte de la solución eres parte del problema.

Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe.

He dejado la bebida… lo que no recuerdo es dónde.

La media naranja

Naranjas¿Sabías por qué la expresión MEDIA NARANJA se aplica a la unión perfecta de una pareja de enamorados?

La expresión aparece por primera vez en El banquete, de Platón.

En esta obra se narra un banquete organizado por el poeta trágico Agatón. Al finalizar la comida y para hacer más amena la fiesta, uno de los comensales propone a los invitados que cada uno improvise un encendido elogio a Eros. Cuando le toca el turno a Aristófanes, relata un mito según el cual hubo un tiempo en que en la raza humana era casi perfecta. La Tierra se encontraba habitada por personas esféricas como naranjas, con dos caras opuestas sobre una misma cabeza, cuatro brazos y cuatro piernas que utilizaban para desplazarse rodando.

Cuenta también que entonces existían tres sexos: compuesto de hombre + hombre, de mujer + mujer y de hombre + mujer (andrógino).

Su vanidad les llevó a enfrentarse a los dioses creyéndose semejantes a ellos. Zeus los castigó partiéndolos por la mitad con su rayo y mandó a Hermes que a cada uno le atara la carne sobrante en torno al ombligo. Ya repuestos, los seres andaban tristes buscando siempre a su otra mitad, y si alguna vez llegaban a encontrarse con ella, se enlazaban con sus brazos hasta dejarse morir de inanición.

Zeus, compadecido, ordenó a Hermes que les girase la cara hacia el mismo lado donde tenían el sexo: de este modo, cada vez que uno de estos seres encontrara a su otra mitad, de esa unión pudiera obtener placer. Y descendencia si la unión era andrógina.

Desde entonces —concluía el relato— los seres humanos nos vemos condenados a buscar entre nuestros semejantes a nuestra media naranja con la que unirnos en abrazos que nos hagan más completos.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR