Sin decir agua va

Ilustración de Joan Mundet correspondiente a “El capitán Alatriste”¿Sabías por qué SIN DECIR AGUA VA es una expresión utilizada para expresar que se realiza una acción sin avisar?

La locución alude a la costumbre antigua de vaciar bacines y orinales por balcones y ventanas en una época en que no existía el retrete ni el agua corriente en las casas y las poblaciones no contaban con sistema de alcantarillado.

Por las mañanas, las amas de casa recogían los recipientes de su vivienda y vaciaban su líquido contenido a la calle, tras el grito de aviso de: ¡Agua va…! Con ello se ponía sobreaviso a los posibles transeúntes del peligro inminente de recibir una indeseada ducha.

Cuando las instalaciones sanitarias mejoraron, la costumbre desapareció en buena lógica, pero la frase de ¡Agua va! permaneció en el lenguaje como sinónimo de advertencia.

Entonces sin decir agua va es una expresión que pone de manifiesto que se ejecuta alguna acción —sea cual sea su trascendencia o importancia— sin ninguna señal de aviso previo que permitiera eludir las consecuencias de la misma a aquellos sujetos que pudieran verse afectados por la mencionada acción.

Dar en el clavo

Juego del hito, chito, tejo, herradura…

¿Sabías por qué decimos DAR EN EL CLAVO para expresar que se ha dado con la razón de algo?

También se dice del que acierta con el gusto o deseo de otro o del que elige la opción correcta entre otras que no lo son.

Antiguamente se decía dar en el hito, siendo el hito una estaca o clavo que se fijaba al suelo y sobre el que se lanzaban piedras o herraduras a suerte de un juego de puntería. Ganaba, claro está, aquél que colocaba su muestra más cerca del hito o el que “daba en el clavo” más veces.

Chistes (21)

risa21.jpg

Pero no chistes cualesquiera, solamente aquellos que tengan que ver con el lenguaje: equívocos, ambigüedades, absurdos… En fin, chistes malos.

-¡Oiga! ¿no sabe que esta prohibido beber durante el trabajo?
-No se preocupe, jefe. No estoy trabajando.

-Te voy a enseñar una foto de mi pobre padre.
-¿Ha muerto?
-No, es que es pobre.

-Jefe, ¿no me podría subir el sueldo?
-¿Tanto le cuesta a Vd. bajar a cobrarlo?

En la oficina de empleo.
-Quisiera algún trabajo.
-¿Le conviene de jardinero?
-Hombre, yo lo que necesito es ganarlo.

La mujer al marido:
-Mi madre se ha caído y se ha roto la cabeza.
-No me hagas reír cuando me estoy afeitando.

-Cariño, hoy estoy medio atontado.
-Entonces, estás mejor que de costumbre.

-Perdón doctor, ¿me dijo canción de protesta?
-¡No! ¡Cáncer de próstata!

En el médico:
-No me gusta nada su enfermedad.
-Pues, no tengo otra.

El marido a la mujer:
-María, date prisa que se van a pegar las lentejas.
-¡Déjalas que se maten!

-A mi vecino el gordo le dan clases de canto.
-¿Con la mala voz que tiene?
-No, que en la autoescuela, como no entra por la puerta, se las dan de canto.

-Ayer iba yo por la calle, se desmayó una muchacha estupenda y le puse la oreja en el corazón.
-¿Y latía?
-La tía me arreó dos tortazos de cuidado.

-Señor guardia, ahí hay dos hombres que se están pegando desde hace media hora.
-¿Y cómo no has venido a decírmelo antes?
-Es que hasta ahora iba ganando mi padre.

En el juzgado.
-¿Alguna observación a la sala?
-Sí, que la pinten, que está hecha una mierda.

-Doctor, dicen que estoy loco. Necesito su ayuda.
-Pues si quiere que le ayude tiene que empezar por el principio.
-Vale. El primer día creé el cielo y las estrellas…

Frases acerca de las estadísticas

Estadística

A continuación una serie de citas célebres sobre la estadística. Lucidez e ingenio en unas pocas palabras.

 

 

En los tiempos antiguos no tenían estadísticas, así que tenían que echar mano a las mentiras.

George Stephen Leacock

La estadística son como las mujeres perdidas; una vez que les pones las manos encima puedes hacer lo que quieras con ellas.

Walt Michaels

Hay mentiras, malditas mentiras y estadísticas.

Mark Twain

No se pueden alimentar hambrientos con estadísticas.

David Lloyd George

La estadística es una ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno.

George Bernard Shaw

Las estadísticas son como las minifaldas: te dan algunas ideas, pero esconden lo más importante.

Ebbe Skovdahl

La democracia es el abuso de la estadística.

Jorge Luis Borges

La estadística es la primera de las ciencias inexactas.

Edmon Gouncourt

Si tu experimento necesita estadística, deberías haber hecho uno mejor.

Ernest Rutheford

Tocarle a uno la negra

Habas

¿Sabías por qué TOCARLE A UNO LA NEGRA es frase equivalente a tener mala suerte?

En la Roma clásica —y aún antes en la antigua Grecia— se llevaban a cabo juegos de azar por medio de habas o piedras: las blancas eran las venturosas y las negras las desventuradas.

Se consideraba al azar como expresión del oráculo, y por ello los ciudadanos llegaban a ocupar cargos públicos en la democracia griega clásica por medio de este sistema. El sorteo, la elección y la rotación garantizaban la participación de un gran número de ciudadanos en la vida política.

Covarrubias afirma en su Tesoro de la lengua castellana acerca del tema: “usóse en algunas repúblicas, y hoy día en algunas congregaciones y cabildos, votar las cosas de gracia por habas blancas y negras”. Y en una anotación de Cejador a la copla 739 del Libro del Buen Amor del Arcipreste de Hita, puede leerse lo siguiente: “el tirar a suertes es cosa viejísima, por creer que Dios manifestaba así su voluntad. Así la suerte, en frase de Platón (Leges, 6) es juicio y sentencia de Dios. Hacíase en Grecia y Roma con habas blancas y negras, v. gr., para la elección de los magistrados públicos, metiendo cada uno la suya en el cántaro y sacando al azar. La blanca era la venturosa; la negra, la desventurada.”

Frases como tener la negra, para expresar que uno se ve asediado por la mala suerte, o vérselas negras, para expresar que uno pasa por un sinfín de penalidades y adversidades para conseguir algo, tienen el mismo origen.

Tener ínfulas

Ínfulas

¿Sabías por qué se dice TENER ÍNFULAS de presumir, aparentar y tener de sí una opinión demasiado elevada?

También se dice darse ínfulas y de ambas maneras significa tener vanidad y orgullo desmedidos. Es frase equivalente a darse aires de grandeza y a tener muchos humos.

En latín se llamó infulae a las cintas o bandas de lana blanca o escarlata que pendían, una a cada lado, de los tocados con los que los sacerdotes paganos adornaban y ceñían su cabeza como símbolo de su dignidad o rango. Se usaban en ocasiones anudadas a modo de diadema y en otras se dejaban caer a ambos lados de la cabeza.

De este uso derivó posteriormente el de colgar cintas de las mitras de los prelados, con hilos dorados y tanto más elaboradas cuanta más importancia se le concedía a la sede. Las de diócesis de gran importancia y riqueza económica como las de Toledo, Cuenca o Santiago alcanzaron gran aparatosidad y lujo.

Además de importantes cargos eclesiásticos, también fueron usadas anteriormente por los sacrificados en el altar, por reyes de la Antigüedad y por las vestales como signo de dignidad.

Por ello se dice del que se considera arrogado de una dignidad que no posee o alardea de una importancia ajena a la realidad, que tiene o se da muchas ínfulas.

Elementos químicos: rubidio, indio, cesio, cromo, rodio, iridio, cloro, yodo, bismuto, berilio, zirconio, arsénico

Todos los elementos químicos se encuentran clasificados en la tabla periódica creada por el químico ruso Dimitri Ivanovich Mendeleiev (1834-1907), que observó ciertas reglas en la composición, número atómico y naturaleza de los elementos. Metales, gases, metaloides, artificiales… todos tienen cabida. Incluso sirvió para predecir la existencia de elementos desconocidos por la existencia de un “hueco” en la tabla que posteriormente se rellenó.

El análisis espectral permitió, en su día, la identificación de algunos elementos y también marcó su nombre.

Este análisis se basa en el efecto físico de la dispersión de la luz. Cuando un rayo de luz pasa a través de un prisma óptico se dispersa en todas las longitudes de onda que forman el rayo incidente, desde los infrarrojos hasta el ultravioleta. La luz blanca produce al descomponerse un espectro continuo, sin embargo, los elementos químicos en estado gaseoso y sometidos a temperaturas elevadas producen espectros discontinuos en los que se aprecia un conjunto de líneas que se corresponden con unas determinadas longitudes de onda. Así, si hacemos pasar la luz blanca a través de una sustancia antes de atravesar el prisma, sólo pasaran aquellas longitudes de onda que no hayan sido absorbidas por tal sustancia y obtendremos su espectro de absorción. Estos espectros son siempre los mismos para el mismo elemento e incluso se mantienen si éste forma parte de un compuesto, lo que quiere decir que cada elemento tiene su propia “firma espectral”.

Rubidio Indio Cesio Cromo
Y de esta firma y de esta forma surgió el nombre del Rubidio por el color rubí —rojo oscuro— característico de su espectro. El del Indio, por el color índigo —añil— característico en el espectro del elemento. Y el del Cesio de cesius, ‘celeste’ en latín, por el color azul celeste del suyo.

Rodio Iridio Cloro Yodo
Y ya que estamos con los colores, éstos han dado nombre a varios elemento más. Tal es el caso del Cromo de chroma, ‘color’ en griego, por los variados colores de sus compuestos. Del Rodio por el color rosa de las soluciones acuosas de muchas de sus sales. Del Iridio por la naturaleza iridiscente de algunos de sus compuestos. Del Cloro, cuyo nombre deriva del latín con el significado de ‘verde claro’. Del Yodo, cuyo nombre deriva del griego con el significado de ‘violeta’. Del Bismuto, cuyo nombre deriva del alemán weisse masse con el significado de ‘masa blanca’. Del Berilio, beriio de ‘color verde’. Del Zirconio, de zargun, ‘color dorado’ en árabe. Del Arsénico, de arsenikon, ‘pigmento amarillo’ en griego.

Bismuto Berilio Zirconio Arsénico

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid

El río Pisuerga a su paso por Valladolid

¿Sabías por qué decimos APROVECHANDO QUE EL PISUERGA PASA POR VALLADOLID para introducir un brusco cambio de tema en la conversación?

Cuando se quiere imprimir un repentino cambio en la conversación que se está manteniendo se suele decir: cambiando de tema… a modo de introducción del nuevo asunto. Pero también se utiliza la expresión antes comentada, que aprovecha un hecho cierto y sabido como nexo de unión entre dos temas dispares.

¿Y qué tiene que ver que el río Pisuerga pase por Valladolid para hablar de un nuevo tema? Pues nada. Es una manera de decir que se trae un tema por los pelos, sin venir a cuento, que se introduce un cambio sin ningún motivo o razón de peso.

Por ejemplo, en México dicen con la misma intención: Y hablando de enchiladas… aunque nadie hablara de ellas.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid es expresión de factura reciente, pues no aparece recopilada en los manuales y de uso localizado en Castilla o al menos inicialmente, pues tampoco aparece recogida en el Diccionario fraseológico documentado del español actual (2004) de Manuel Seco, Olimpia André y Gabino Ramos.

Pero sí la recoge el Diccionario de la españología de Luis Carandell, que dice en la entrada Pisuerga: “… El Pisuerga es un río que cunde mucho. Citan su nombre los que quieren referirse a una cuestión que no tiene nada que ver con lo que se habla…”

Respuesta a una consulta de Joaquín Crespo Higuera

Frases de cine (2)

Sayonara, babyAlgunas frases perduran y son recordadas a lo largo del tiempo. Y el séptimo arte está plagado de ellas.

Recordemos a continuación algunas de esas frases imperecederas:

John Miller (Tom Hanks) en Salvad al soldado Ryan
Si Dios está con nosotros… ¿Quién está con ellos?

Scarlett (Vivien Leight) en Lo que el viento se llevó
¡A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!

César a unos legionarios en La vida de Brian
¿Alguien más tiene ganas de cachondeo cuando hablo de mi amigo Pijus Magnificus?

Rick Blaine (Humphrey Bogart) a Ilsa Lund (Ingrid Bergman) en Casablanca
Siempre nos quedará Paris.

T-800 (Arnold Schwarzenegger) en Terminator 2
Sayonara, baby. (Hasta la vista, baby en otras versiones diferentes a la española)

Marty Mc Fly (Michael J. Fox) en Regreso al futuro
Supongo que aun no estáis preparados para esto, pero les encantará a vuestros hijos.

John Rambo respondiendo a la pregunta de ¿Cómo vivirás? formulada por el coronel Truman en Rambo 2
Día a día.

Una bañadora al príncipe (Eddie Murphy) en El príncipe de Zamunda
El pene real ya está limpio, Alteza.

Imagen de previsualización de YouTube
La escena de Pijus Magnificus en La Vida de Brian

Dar gato por liebre

Que no te den gato por liebre¿Sabías por qué decimos DAR GATO POR LIEBRE por engañar en la calidad de un producto cobrando un precio por encima del real?

También se dice de hacer pasar por excelente una cosa que no lo es y de dar un producto de menor calidad por el precio de uno de mayor, aprovechando el parecido entre ambos productos.

Sebastián de Covarrubias escribe en su Tesoro de la Lengua (1611):

“Vender gato por liebre: engañar en la mercadería; (es dicho) tomado de los venteros, de los cuales se sospecha que lo hacen a necesidad y echan un asno en adobo y lo venden por ternera. Debe ser gracia y para encarecer cuán tiranos y de poca conciencia son algunos”.

Así es, los viajeros que en los siglos XVI al XVIII frecuentaban los mesones, temían que la carne que les servían no se correspondiera con la del animal que se pagaba y utilizaban una fórmula entre mágica y bromista para comprobar este punto. Bastús en su Sabiduría de las naciones lo explica:

“Parece que antiguamente había una fórmula, especie de conjuro, con la que los viajeros creían cerciorarse de si la pieza que el ventero les presentaba en la mesa era liebre o conejo, gato o cabrito. Al efecto, todos los comensales se ponían en pie, y el más calificado de ellos, dirigiendo la palabra a la cosa frita, decía:

Si eres cabrito, mantente frito;
si eres gato, salta del plato.

Entonces se separaban algún tanto de la mesa para que pudiera escaparse si saltara del plato; mas luego, no habiendo novedad, como nunca la había, comían lo que fuese, bueno o malo, persuadidos de que era conejo, liebre, cabrito o lo que quería el ventero”.