Herencia árabe (3)

Son numerosos los términos más o menos habituales que provienen del árabe.

A continuación una relación de ejemplos:

palabra

palabra árabe original

significado

abalorio

alballúri

el de vidrio

aceite

azzáit

aceite

acelga

assilqa

acelga

acémila

azzámila

mula de carga

acequia

assáquia

canal de riego

adalid

addalil

caudillo militar

adarga

addárqa

escudo ovalado

adoquín

addukán

piedra para empedrados

aduana

addiwán

aduana

ajedrez

assatrang

ajedrez

alacena

alhazana

el armario

alacrán

al-aqráb

el escorpión

alambique

alanbíq

aparato destilador

alazán

alasháb

color canela

albacea

alwasiyya

albacea

albóndiga

albúnduqa

bola de carne

alborozo

al-burúz

parada militar

albricias

al-busra

el regalo

alcachofa

al-harsufa

palo de espinas

alcaudón

al-cabtún

el cabezón

aldaba

addabba

lagarta

alféizar

al-háyza

la que toma posesión

alférez

al-fáris

el caballero

Lipogramas (5)

Se trata de textos —que también reciben el nombre de textos podados— en los que se prescinde de una letra o más, de forma voluntaria.

Cuanto más habitual sea la letra, más difícil es la confección del lipograma. En este relato, Enrique Jardiel Poncela eliminó la vocal e, demostrando con ello su ingenio para crear este tipo de textos.

Un marido sin vocación

Un otoño -muchos años atrás-, cuando más olían las rosas y mayor sombra daban las acacias, un microbio muy conocido atacó, rudo y voraz, a Ramón Camomila: la furia matrimonial.
-¡Hay un matrimonio próximo, pollos!- advirtió como saludo a su amigo Manolo Romagoso cuando subían juntos al casino y toparon con los camaradas más íntimos.
-¿Un matrimonio?
-Un matrimonio, sí- corroboró Ramón.
-¿Tuyo?
-Mío.
-¿Con una muchacha?
-¿Claro!¿Iba a anunciar mi boda con un cazador furtivo?
-Y ¿cuándo ocurrirá la cosa?
-Lo ignoro.
-¿Cómo?
-No conozco a la novia. Ahora voy a buscarla…
Y Ramón Camomila salió como una bala a buscar novia por la ciudad.
A las dos horas conoció a Silvia, una chica algo rubia, algo baja, algo gorda, algo sosa, algo rica y algo idiota; hija única y suscriptora contumaz a «La moda y la Casa» (publicación para muchachas sin novio).
Y al año, todos los amigos fuimos a la boda. ¡La boda! ¡Bah!… Una boda como todas las bodas: galas blancas, azahar por todos lados, alfombras, música sacra, bimbas, sonrisas, codazos, almohadón para hincar las rodillas los novios y para hincar las rodillas los padrinos; lunch, sándwichs duros como un fiscal…
Al onzavo sándwich hubo una fuga súbita por la sacristía y un auto pasó raudo, y unos gritos brotaron:
-¡Adiós! ¡Adiós! ¡Vivan los novios! ¡Vivaaan!
Y los amigos cogimos otro sándwich -dozavo- y otra copita.
Y allí acabó la cosa.
Mas, para Ramón Camomila, la cosa no había acabado allí…
Al contrario: allí daba principio.
Y al subir con su novia al auto fugitivo, vio claro, vio clarísimo: ni amaba a Silvia, ni notaba inclinación ninguna al matrimonio, ni sintió su alma con la vocación más mínima por construir un hogar dichoso.
-¡Soy un idiota! -murmuró Ramón-. No valgo para marido, y lo noto cuando ya soy ciudadano casado…
Y corroboró rabioso:
-¡Soy un idiota!
Silvia, arrinconada junto a Ramón, bajaba los ojos con rubor, y al bajar los ojos subía dos mil grados la rabia masculina.
-¡Dios mío! -gruñía Ramón mirándola-. ¡Casado! ¡Casado con una niña insulsa como unas natillas!… No hay ya salvación para mí…, ¡no la hay!
Incapaz para dominar su irritación, dirigió unas palabras durísimas a Silvia.
-¡Prohibido fingir rubor y mirar a la alfombra! -gritó.
(Silvia miró al parabrisas con infantil docilidad).
Y Ramón añadió para su sayo, alumbrado por una brusca solución:
-Voy a lograr su odio. Voy a obligarla a suplicar un divorcio rápido. Poco valgo si no logro inspirarla asco con cuatro o cinco burradas a cual más disparatada…
Y tal solución tranquilizó mucho a su alma.
Por lo pronto, al subir a la fotografía (visita clásica tras una boda), Ramón hizo la burrada inicial.
Un fotógrafo modoso y finísimo abordó a Ramón y a Silvia.
-Grupo nupcial, ¿no? -indagó-.
– Sí -dijo Ramón-.
Y añadió:
-Con una variación.
-¿Cuál?
-La sustitución más original vista hasta ahora… Novio por fotógrafo. Hoy hago yo la foto… ¡Viva la originalidad!
Y Ramón aproximó la máquina y advirtió al asombrado fotógrafo:
-¡Vamos! Coja por la mano a la novia y sonría con ilusión: La cara más alta… ¡Cuidado! ¡Así!… ¡Ya!
Ramón tiró la placa, y a continuación obligó al pago al fotógrafo; guardó los duros y salió con Silvia orondo y dichoso.
-¡Al auto! -mandó-.
(Silvia ahora iba llorando)
-¡La cosa marcha! -susurró Ramón.
Al otro día trasladaban sus organismos a Irún. (Lo clásico, asimismo, tras una boda).
Ramón no quiso subir al vagón con Silvia.
-Yo viajo con los maquinistas -anunció-. Voy a la locomotora… ¡Hasta la vista!
Y subió a la locomotora, y ocupó su actividad ayudando a partir carbón. Al arribar a Irún había adquirido un magnífico color antracita.
Ya allí, compró sus harapos a un sordomudo andrajoso, vistió los harapos y marchó a la fonda a buscar a Silvia.
Y tocado con las ropas andrajosas anduvo por Irún, acompañando a Silvia y cogido a su brazo mórbido y distinguido.
Nutrido público los miraba al pasar, asombrado.
Silvia sufría cada día más.
-¡La cosa marcha! ¡La cosa marcha! -murmuraba todavía Ramón. Pronto rogará Silvia un divorcio total. Sigamos las burradas. Sigamos con la droga antimatrimonial, multiplicando la dosis.
Ramón vistió a continuación sus fracs más maravillosos, y al pisar un salón, un dancing u otro lugar público acompañado por Silvia, imitaba a los criados, y con un paño al brazo acudía solícito a todas las llamadas.
Una mañana pintó sus párpados con barniz rojo.
Por fin lo trasladaron al manicomio.
Y Ramón asistió a su propia dicha: su contrato matrimonial yacía roto y vivía imposibilitado para otra boda con otra Silvia…

Hablando mal (5)

Una recopilación de malapropismos, es decir, palabras mal dichas por confusión fonética o por desconocimiento.

Me puso entre la espalda y la pared.
¿Apoyado en la pared? ¡Vaya aprieto! ¿Y no sería entre la ESPADA y la pared?

Quiero que me pagues con dinero cantante y sonante.
¿Cantante de cantar? Mejor CONTANTE de contar.

Tengo fastidiada la columna vertical.
Pues ponte en horizontal, quizá te beneficie la columna VERTEBRAL.

El parto se complicó y tuvieron que hacerle la necesaria.
Sí, en esos casos la CESÁREA suele ser necesaria.

Hizo una donación a las monjas insulinas.
No sabía que las monjas URSULINAS fuesen diabéticas.

No está el porno para bollos.
Es curioso eso del subconsciente. Mira que confundir HORNO con porno. ¿En qué estaría pensando?

Sufrió varias facturas con la caída.
Eso es que el médico cobró cada FRACTURA por separado.

Le van a operar la gandula mamaria.
Una GLÁNDULA muy gandula la mamaria. Ahí, al frente, sin hacer nada…

Acicalar

¿Sabías por qué ACICALAR es arreglar, adornar o aderezar a alguien para mejorar su aspecto?

El término acicalar proviene del árabe siqál, ‘instrumento para pulir o bruñir’.

Así que el verbo se aplicó en un principio a la acción de limpiar, alisar y bruñir, principalmente las armas blancas. Fue posteriormente cuando se amplió el campo semántico a otros objetos e incluso a personas.

Así se acicala una pared cuando se le da el último pulimento o se acicala una persona cuando se la peina o se le pone afeites o cosméticos.

Falsas definiciones (11)

Una falsa definición es aquella que se inventa para una palabra, buscando la comicidad.

Algunos ejemplos:

Amistad: Acuerdo por el que nos obligamos a hacer pequeños favores a los demás para que los demás nos hagan grandes favores a nosotros.

Arrepentimiento: Recurso para lamentarse de una mala acción que se repetirá.

Bromuro: Sustancia que te ponen en los alimentos en la mili para que al ver la cara de un sargento no te excites.

Campo nudista: Lugar donde puedes estar caminando horas y horas sin ver una sola cara.

Castillo: Dícese del que no va de putillas.

Clítoris: El cacho de chicha más chachi del chichi.

Confianza: Vía libre que se le da a una persona para que cometa una serie de barbaridades.

Consciencia: Voz interior que nos advierte que alguien nos esta mirando.

Embajador: Político al que se manda a mentir a otro país.

Estío: Hermano de mi padre que suele producir calor.

Experiencia: Es aquello que te permite darte cuenta de que estás cometiendo un error mientras lo repites.

Fernando: Gerundio del verbo fernar.

Impaciencia: Esperar con prisa.

Intelectual: Individuo capaz de pensar por mas de dos horas en algo que no sea sexo.

Linterna: Contenedor especial para pilas descargadas.

Modestia: Reconocer que uno es perfecto, pero sin decírselo a nadie.

Monógamo: Polígamo reprimido.

Nanosegundo: Fracción de tiempo que transcurre entre que la luz del semáforo cambia a verde y el vehículo de atrás nos toca el claxon.

Ninfómana: Térrmino con el que un hombre define a una mujer que desea tener sexo más a menudo que él.

Presentar: Dícese de lo que se hace antes de aposentarse en una silla.

Ricura: Sacerdote bien parecido.

Palabras únicas

Colaboración de Piedad

Algunas palabras son únicas por alguna u otra razón.

Asbestosis: enfermedad pulmonar crónica producida por la inhalación repetida del polvo del asbesto. Única palabra con cuatro ‘s’.

¡Ayayay!: interjección con que se expresan diversos sentimientos, especialmente los de aflicción y dolor. Única palabra con tres ‘y’.

Duunviro: magistrado de la antigua Roma. Única palabra (con sus derivados) que tiene dos ‘u’ seguidas.

Ferrocarrilero: ferroviario, empleado de de ferrocarriles. Única palabra (sin tener en cuenta su femenino) con cinco ‘r’.

Fufurufo: persona que manifiesta gustos propios de una clase social acomodada o se cree superior a los demás. Única palabra (sin tener en cuenta su femenino) con tres ‘f’.

Guineoecuatorial: natural de Guinea Ecuatorial. Única palabra que contiene dos veces cada una de las cinco vocales. Aunque no aparece en el DRAE

Incontinentemente: con incontinencia, prontamente, al instante. Única palabra con cinco ‘n’.

Jajajear: reír en forma burlona, dando a entender no sentirse afectado. Única palabra con tres ‘j’.

Otorrinolaringólogo: médico especialista de garganta, nariz i oído. Única palabra con seis ‘o’.

Pedigüeñería: calidad de pedigüeño. Única palabra que contiene todos los firuletes (punto, diéresis, tilde y virgulilla).

Mil: único número cuyo nombre no tiene ni ‘o’ ni ‘e’.

Oía: única palabra con tres letras, tres vocales y tres sílabas.

Estar en el limbo

¿Sabías por qué ESTAR EN EL LIMBO es estar ausente o alelado?

También se dice del que ignora los entresijos de un asunto que le afecta. Así que esta frase alude a la actitud ausente y lejana que adopta el que no se entera de lo que ocurre a su alrededor o que parece estar en otro mundo.

Y es a otro mundo a lo que hace referencia el término limbo, según nos informa el DRAE:

limbo
1. m. Lugar o seno donde, según la Biblia, estaban detenidas las almas de los santos y patriarcas antiguos esperando la redención del género humano.

2. m. Lugar adonde, según la doctrina tradicional cristiana, van las almas de quienes, antes del uso de la razón, mueren sin el bautismo.

Ocurre que los teólogos medievales encontraron gran dificultad para decidir adónde debían ir las almas de los nacidos antes de la venida de Cristo —como Adán y Eva por poner un ejemplo— y cuya entrada al Cielo debía negarse por no estar bautizados. También debían encontrar un lugar para aquellas inocentes criaturas muertas antes de recibir el sacramento bautismal.

Finalmente la Iglesia acabó asignándoles a los no bautizados un lugar que no es ni Cielo, ni Infierno, pero tampoco es Purgatorio. Un lugar en el que esas almas aguardan el Juicio Final en un estado de beatitud que, sin llegar a la suprema felicidad del paraíso, los exime del pecado y sus castigos.

Esta situación provisional, este estado de indecisión, este requisito de inocencia, este morar en un lugar apartado, lejano e inconcreto, es el que recoge la expresión.

Como curiosidad comentar que en abril de 2007, la Comisión Teológica Internacional del Vaticano, con la autorización del Papa Benedicto XVI, decidió abolir el limbo, dado que reflejaba “una visión demasiado restrictiva de la salvación” y concluyendo que ” hay bases teológicas y litúrgicas serias para creer que cuando mueren, los bebés no bautizados se salvan”.

Ser de pata negra

Jamón pata negra

¿Sabías por qué SER DE PATA NEGRA es ser cosa o persona de calidad?

También se dice ser pata negra o ser un pata negra, teniendo todas estas voces la voluntad de elogio a la calidad de una cosa o a la forma de ser de una persona.

Es una expresión de reciente cuño, relacionada con el embutido o jamón ibérico elaborado con el cerdo alimentado exclusivamente de bellotas.

Comoquiera que estos animales presentan la peculiaridad de tener negra la pata y la pezuña, además de un excelente sabor y una elevada calidad, se ha producido una asimilación entre ambas características y se ha extendido el uso metafórico, aplicándose así a personas íntegras y de valía y a productos o cosas de prestigio.

Arrimar el hombro

Arrimando el hombro

¿Sabías por qué decimos ARRIMAR EL HOMBRO a colaborar en un trabajo?

También se dice meter el hombro o poner el hombro, aunque su uso es más raro.

El verbo arrimar significa ‘acercar, aproximar una cosa a otra’. Así que arrimar el hombro sería algo equivalente a acercar el hombro. Pero ¿dónde hay que acercarlo? Pues a otro hombro, en concreto al hombro de la persona con la que queremos colaborar.

Para ello nos colocamos a su lado hombro con hombro y le ayudamos en sus tareas, para hacer su labor más llevadera.

La frase se originó en el campo, cuando las tareas de los agricultores se realizaban a mano, ya fuera sembrando, segando, recolectando… Estas labores eran tan duras que no podían ser realizadas por una sola persona, y por ello se realizaban en grupo uno al lado de otro.

Desde entonces la expresión se utiliza para expresar la ayuda en una tarea dura, pesada o difícil.

Retahílas (4)

La retahíla es un juego de palabras típicamente infantil que beneficia la fluidez verbal, así como también la atención y la memoria.

Con las repeticiones, la armonía y las rimas, se logra entretener a los niños que inconscientemente practican el lenguaje.

Hay retahilas para recitar y para cantar y son muy usadas en juegos infantiles por niños de todas partes:

Para recitar saltando a la comba…

A la una,
a la otra,
a la yegua,
a la potra,
al potrín,
al potrón,
el que pierda
al rincón.

Una, dos y tres,
pluma, tintero y papel,
para escribir una carta,
a mi querido Miguel,
y en la carta le decía,
recuerdos para tu tía.

A la una anda la mula,
a las dos tira la coz,
a las tres tira otra vez,
a las cuatro pega un salto,
a las cinco pega un brinco,
a las seis salta como véis,
a las siete salta pronto y vete,
a las ocho jerez y bizcocho,
a las nueve nadie se mueve,
a las diez salta otra vez.

Para sortear el turno de juego…

Don Pepito bandolero
se metió entre un sombrero,
el sombrero era de paja,
se metió en una caja,
la caja era de cartón,
se metió en un balón,
el balón era muy fino,
se metió entre un pepino,
el pepino maduró,
una rana se lo tragó
y don Pepito se salvó.

En la casa de Pinocho,
sólo cuentan hasta ocho:
uno, dos tres, cuatro, cinco, seis, siete y ocho.

Manita tuerta,
llaman a la puerta,
si no me la das,
a la calle te vas.

En un café se rifa un gato,
para el que le toque el cuatro:
uno, dos, tres y cuatro.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR