¿Sabías por qué calificamos de TETA DE NOVICIA a una exquisitez?

Ser teta de novicia es frase ponderativa de la bondad extrema de algo, de su excelencia, de su insuperable exquisitez.

Esta expresión es similar a la castellana Comer en mesa de canónigo o a la italiana Bocato di cardenale. En el sentido y creencia de que los altos cargos eclesiásticos solamente se llevan a la boca aquello que es refinado y bueno, de delicado e insuperable sabor y calidad. Pues solamente estas dignidades pueden permitirse estos gustos tan refinados y caros.

Por ello, no parece que la teta de novicia haga referencia a la anatomía sino más bien a la teta de monja, un dulce elaborado con clara de huevo montada, crema Chantilly, vainilla y ciruela picada, cuya forma aperada evoca un pecho adolescente. Si la teta de monja es deliciosa, la de novicia ha de ser… sublime.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.