Entradas relacionadas con tiempo

Colaboración de Amparo Folgado ¿Sabías por qué decimos que está A LA LUNA DE VALENCIA de quien no ha conseguido lo que esperaba o se proponía? También se dice quedar a la luna de Valencia. Antiguamente Valencia era una ciudad amurallada con varias puertas o torres, como las que quedan actualmente en pie (las de Quart y las de Serranos). Al anochecer, las puertas se cerraban para seguridad de la ciudad. De ahí que los que llegaban a la ciudad cuando ya habían sido cerradas, sin posibilidad de cobijarse tras sus murallas se quedaban a… Leer más →

¿Sabías por qué usamos EN UN SANTIAMÉN para expesar un corto espacio de tiempo? Representa un muy corto espacio de tiempo, un instante. Santiamén es el resultado de la unión de las dos últimas palabras latinas que se dicen en el momento de santiguarse: In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti, Amén, (en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén). Otras frases similares son: en un decir amén, en un decir Jesús, en menos que canta un gallo y en menos que se persigna un cura loco.

¿Sabías por qué decimos que ocurre DE HIGOS A BREVAS lo acontecido muy de tarde en tarde? Una higuera da brevas como primer fruto anual. Si se recogen las brevas, la higuera tiene suficiente vitalidad como para dar higos como segundo fruto. La frase

Mandar a hacer puñetas

¿Sabías por qué MANDAR A HACER PUÑETAS es despedir a una persona sin consideración? Las puñetas son los bordados y puntillas que adornaban las bocamangas de algunas togas. Tales adornos que quedaban sobre el puño —de ahí su nombre— eran realizados a mano formando un complejo tejido de hilo calado con flores y figuras. Dada la complejidad de su confección se les había de dedicar mucho tiempo y concentración. Por ello se manda a hacer puñetas al que queremos lejos y entretenido, para que no vuelva a molestarmnos en mucho tiempo.

¿Sabías por qué tenemos DÍAS DE 24 HORAS? La Tierra, en su movimiento de rotación, tarda un cierto periodo de tiempo —al que llamamos día— en completar un giro sobre su propio eje. Este lapso lo subdividimos en 24 horas, debido a un tradición iniciada en la Edad Antigua. Los antiguos egipcios tenían un calendario basado en treinta y seis estrellas que, a medida que transcurría el año, aparecían justo a la puesta del Sol y que eran invisibles durante unos setenta días. En el intervalo de una noche aparecían sucesivamente doce de estas estrellas,… Leer más →

¿Sabías por qué llamamos DICIEMBRE al último mes del año? Actualmente es el duodécimo y último mes del año, pero fue el décimo del antiguo calendario romano. Su nombre proviene de decem, ‘diez’ en latín, y hace referencia a la posición que mantenía en el cómputo general de los meses.

¿Sabías por qué FEBRERO TIENE 28 DÍAS? Antes de la reforma del calendario llevada a cabo por Julio César, el año romano comenzaba en el mes de marzo y tenia 10 meses de 36 días, más 5 días al fin del mismo, dedicados a las fiestas de las saturnales. A partir de la reforma juliana, el año pasó a tener 12 meses —de 30 ó 31 días— incorporando a fin del mismo dos meses, que se llamaron enero y febrero. Los meses de 31 días eran los impares: marzo, mayo, quinto, séptimo, noveno y enero…. Leer más →

¿Sabías por qué llamamos OCTUBRE a cierto mes del año? Aunque ahora es el décimo mes del año, era el octavo en el antiguo calendario romano de diez meses. Su nombre proviene de octo, ‘ocho’ en latín, y hace referencia a la posición que mantenía en el cómputo general de los meses.

¿Sabías por qué llamamos AGOSTO a cierto mes del año? Es el octavo mes del año y era el sexto del antiguo calendario romano con el nombre de sextilis, hasta que se le dio el nombre de augustus —renombre del emperador Octavio— con el fin de honrarle a semejanza del mes de julio dedicado a Julio César. Por la misma razón —y para que un emperador no fuera menos glorioso que el otro— se compone de 31 días como el mes de julio, rompiendo así la alternancia entre 30 (ó 28) y 31 días.

¿Sabías por qué llamamos JULIO a cierto mes del año? Es el séptimo mes del año y quinto del antiguo calendario romano, al que se conocía con el nombre de quintilis. Marco Antonio le dio en el 44 a C. el nombre de iulius en honor a Julio César.

Scroll To Top