Entradas relacionadas con signos

Un código no es más que un conjunto de reglas y signos a los que se conviene dar un significado para facilitar la comunicación. Si se mantiene el signo pero se le cambia el significado convenido nos podemos encontrar con casos como el siguiente:

Otra historia basada en la colocación de los signos de puntuación. A Bertrán del Vernet, caballero y trovador, le gustaba provocar a los nobles y demás señores feudales. Una vez escribió un poema cargado de mala intención para enfurecer a su vecino, Hugo Trencacolls, que tenía fama de hacer honor a su apellido (Rompecuellos) con aquellos que osaban molestarle. Envió a su juglar, Pajarillo, al castillo del noble a cantarle el siguiente poema: Ratas de cloaca, de bigotes mojados, babosas henchidas, lagartijas saladas. En la mesa de Hugo Trencacolls no encontrareis otro manjar mejor. En… Leer más →

¿Sabías cuál es el origen del símbolo “ampersand” representado por “&”? El símbolo “&” llamado ampersand en inglés y al que algunos llaman etcétera en castellano, deriva de la ligadura de la palabra et latina, que significa “y” (o sea, el mismo significado actual). La ligadura que de estas dos letras se ha realizado desde “siempre”, ha ido adoptando diferentes grafías, siendo la tipográfica la que, a mi parecer, menos se parece al signo original. Todo ello por un intento de incrementar la velocidad de escritura, por lo que experimentó una gran evolución y diferentes… Leer más →

¿Sabías el origen del signo $, símbolo del dólar y del peso? Según la mitología clásica, Hércules había escrito la leyenda Non Plus Ultra, ‘no más allá’ en latín, en las columnas que señalaban el fin del mundo en el extremo occidental de mar Mediterráneo. Tales construcciones se asentaban en Gibraltar y Ceuta a ambos lados del estrecho. Los Reyes Católicos, orgullosos de la hazaña de su pueblo al descubrir continentes y ampliar las fronteras, hicieron representar en el anverso del real las columnas de Hércules y una cinta de trazos curvos con la inscripción… Leer más →

Un nuevo ejemplo de ambigüedad producido por la falta de signos de puntuación. Don Facundo Fonseca, agonizante, redactó el siguiente testamento que entregó a su buen amigo el notario: “Yo dejo mis bienes a mi hijo no a mi sobrino tampoco nunca se pagará la cuenta del sastre no dejo mis bienes a mi esposa no a mi cuñado. Que mis deseos sean lo que dispongas tu amigo Facundo Fonseca.” A su hijo, a su sobrino, al sastre, a su esposa y a su cuñado se les dio una copia de este testamento. Y cuando… Leer más →

El signo de la arroba

¿Sabías el origen del signo de la arroba (@) que se utiliza en las direcciones de correo electrónico? La arroba era un peso equivalente a 11,502 kg y su nombre proviene de ar-rub, ‘la cuarta parte’ en árabe. Y era la cuarta parte de otra medida llamada quintal de aproximadamente unos 50 kg. La historia del origen del signo @, que aparece en el correo electrónico, va ligada a esta medida de peso. Durante el Renacimiento tal signo solía aparecer en los libros de aritmética contable como enlace entre las unidades de mercancía y el… Leer más →

En nuestra escritura —y en la de otros idiomas— contamos con una serie de “palitos” o “trazos” o “rasguillos” que añadimos a las letras y que no son más que signos ortográficos que nos ayudan a distinguir entre sonidos o entre letras. Entre ellos se cuentan los puntos de las letras i y j, la diéresis de la ü, la tilde o acento ortográfico y la virgulilla de la ñ. También están el apóstrofe y la cedilla de la ç, que si bien los usó el castellano antiguo, hoy tan solo los podemos hallar en… Leer más →

La tilde o acento ortográfico puede hacer variar el significado de una palabra. Depende de cuál sea la vocal tónica de un término puede significar una cosa u otra. Ello puede dar lugar a múltiples equívocos y juegos de palabras. Por ejemplo: el par lastima / lástima proporciona un sencillo juego: ¿Se lastima? ¡No me da lástima! Claro que también otro algo subido de tono: ¿Cuál es la diferencia entre lastima y lástima? El tamaño del pene. Son numerosísimas las palabras afectadas por esta particular polisemia: revolver / revólver, perdida / pérdida, libro / libró,… Leer más →

Que los signos de puntuación son importantes no cabe la menor duda, pero ¿nos hemos parado a pensar que su ausencia o mala colocación puede dar al traste con el mensaje que deseamos comunicar? Por ejemplo no es lo mismo decir: “Dame el libro gordo” que “Dame el libro, gordo” o “Estoy contigo, no con él” que “¿Estoy contigo? No. Con él.” Para ilustrar el tema he escogido el siguiente relato no exento de gracia, o al menos, de picardía. Las tres hermanas Un joven anda “tonteando” con tres hermanas. Hasta que éstas un día… Leer más →

Scroll To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies