Entradas relacionadas con refranero

Muchos refranes se citan de manera incompleta. Ya sea por economía lingüística, por abreviar o por desconocimiento, muchos de los actuales refranes han perdido su segundo hemistiquio (su segunda mitad). Hay multitud de ejemplos, de los que se citarán unos cuantos: Por dinero baila el perro (no por el son que toca el ciego). En todas partes cuecen habas (y en mi casa a calderadas). Cada loco con su tema (y cada llaga con su postema). El buen paño en el arca se vende (mas el malo verse quiere). Una de cal y otra de… Leer más →

Una mirada nostálgica hacia el pasado. Unos dibujos de Salvador Mestres publicados en TBO hae ya más de 40 años.

Con palabras cultas y rebuscadas se pueden modificar los refranes hasta hacerlos irreconocibles. Unos ejemplos: A palabras necias, oídos sordos. A vocablos proferidos por mentes estultas, pabellones auditivos en estado letárgico. La cabra tira al monte. El rumiante propende al accidente orográfico. A papá mono con bananas verdes. A progenitor simio con plátanos inmaduros. A caballo regalado, no se le miran los dientes. A equino objeto de obsequio, no se le aquilatan los incisivos. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Aunque el primate hembra cúbrase con tela de oruga, tal cual… Leer más →

Colaboración de José Ramirez Modificación de refranes populares con vocablos cultos y rebuscados. Dime con quién andas y te diré quién eres. Relátamae con quién deambulas y te manifestaré tu idiosincrasia. A mal tiempo buena cara. A perturbación meteorológica en el seno ambiental, rostro jocundo. La primavera la sangre altera. El periodo estacional previo al estío revoluciona el fluido bermejo.

Con palabras cultas y rebuscadas se pueden modificar los refranes hasta hacerlos irreconocibles. Unos ejemplos: El que ríe último, ríe mejor. Quien a posteriori realiza movimientos faciales con el objetivo de demostrar regocijo, se desempeñará de manera notoriamente superior a quien lo precede en dicha acción. Árbol que crece torcido, jamás su tronco endereza. Planta de tronco leñoso que se ramifica a mayor o menor altura del suelo, cuyo tallo macizo gana metros de tal manera que se aleja de la verticalidad, jamás erguirá. Agua que no has de beber, déjala correr. H2O que no… Leer más →

Si modificamos los términos de un refrán con vocablos más cultos y rebuscados, no cambiaremos su significado, pero lo dejaremos prácticamente irreconocible. Colaboración de Jesús San José Quien con niños se acuesta, cagado se levanta. Quien con infantes pernocta, excrementado alborea. Más vale pájaro en mano que ciento volando. Más vale plumífero en el metacarpiano que diez al cuadrado pululando por las regiones etéreas. A caballo regalado no se le miran los dientes. A solípedo donado no se le periscopea el incisivo. A mal tiempo buena cara. A borrasca en la Azores, rostro jocundo. Las… Leer más →

Son composiciones poéticas compuestas por versos de otros poemas. También se llama así a los refranes cuyo segundo hemistiquio corresponde a otro refrán. En este último caso también reciben el nombre de perverbios (juego de palabras entre “proverbios” y “pervertidos”). Algunos ejemplos son: A enemigo que huye no se le miran los dientes. A caballo regalado, puente de plata. Hasta el cuarenta de mayo lluvias mil. En abril no te quites el sayo. Quien ríe el último, poco mordedor. Perro ladrador ríe mejor. No todo el monte tira al monte. La cabra es orégano. En… Leer más →

Es un juego consistente en la alteración de un refrán. Se sustituye su segundo hemistiquio o conclusión por otro texto buscando un fin cómico. No hay que confundir con los centones en que el segundo hemistiquio es sustituido por el segundo hemistiquio de otro refrán. Colaboración de Jesús San José Dime con quién andas y te diré quien anda contigo. Al pan pan y al vino como locos. Ojo por ojo, ojo al cuadrado. No por mucho tempranar amanece más madruga. Fin de la colaboración A su lista añadimos los siguientes: A grandes males, grandes… Leer más →

Los refranes son expresiones propias del saber popular y, como tales, utilizan un lenguaje claro y sencillo. Modificarlos con vocablos cultos, rebuscados y poco utilizados en ese contexto, nos da otra oportunidad de jugar con las palabras. No cambia su significado pero algunos quedan irreconocibles. Algunos ejemplos: A palabras necias, oídos sordos. A dicciones articuladas por gargantas insolentes, trompas de Eustaquio en estado cataléptico. El ojo del amo engorda al caballo. El globo oftálmico del poseedor torna obeso al equino. No hay mal que por bien no venga. No existe adversidad que por bondad no… Leer más →

Un centón es una composición poética —elaborada con versos o fragmentos de versos— de poemas ya existentes, de tal manera que el poema resultante tiene un sentido o significado diferente de los poemas originales de donde fueron extraídos los versos. Se deben utilizar los versos enteros o la mitad de ellos (hemistiquio) y siempre se debe citar los poemas y autores utilizados para su confección. La gracia del juego es que, aunque algunos versos puedan ser más o menos conocidos, el significado del poema no se resienta, que sea coherente y no se encuentra nada… Leer más →

Scroll To Top