Entradas relacionadas con puntuación

Signos de puntuación (8)

Cuál es una palabra de 4 letras que tiene 3 aunque se escribe con 6 mientras tiene 8 raramente consta de 9 y nunca se escribe con 5 ¿Qué ocurre aquí? ¿Un acertijo? ¿Un enigma?… Ciertamente irresoluble. Mucho más fácil: faltan los signos de puntuación. Y su ausencia hace que no podamos entender la frase. Pero nada más fácil que colocarlos correctamente para que ésta tenga sentido. Veamos: «Cuál» es una palabra de 4 letras, «que» tiene 3, «aunque» se escribe con 6, «mientras» tiene 8, «raramente» consta de 9 y «nunca» se escribe con… Leer más →

Un nuevo ejemplo de ambigüedad producido por la falta de signos de puntuación. Una versión diferente de la «lectura de testamento» de Signos de puntuación (2).   Se cuenta que un señor por ignorancia y malicia dejó al morir el siguiente escrito: Dejo mis bienes a mi sobrino Juan no a mi hermano Luis tampoco jamás se pagará la cuenta del sastre nunca de ningún modo para los Jesuitas todo lo dicho es mi deseo Facundo. Cuando se leyó el documento, las personas aludidas se atribuían la preferencia. Con el fin de resolver las dudas,… Leer más →

(traducción) Un profesor de inglés escribió en la pizarra: A woman without her man is nothing Y pidió a sus alumnos que puntuasen la frase correctamente. Todos los hombres de la clase escribieron: Una mujer, sin su hombre, no es nada. Todas las mujeres de la clase escribieron: Una mujer: sin ella, el hombre no es nada.   ¿Quién duda ahora de la importancia de una correcta puntuación?

El escritor francés Victor Hugo (1802-1885) protagonizó una muy conocida e ingeniosa anécdota en 1862, con un muy adecuado uso de los signos de puntuación. Se hallaba de viaje e, impaciente, no podía esperar a su regreso para conocer la marcha de la venta de su obra Los miserables. Por ello envió una carta a sus editores, Hurst et Blackett, con el lacónico texto: «?» Días más tarde recibió la expresiva y sucinta respuesta: «!»

Colaboración de Zenitram Un poema en el que hay que leer también los puntos y las comas. La mujer que tiene . y no tiene con qué , tiene que vender el . para que del . ,

Signos de puntuación (4)

Es muy importante saber puntuar correctamente un texto. Si lo hacemos mal, puede cambiar el sentido del mismo. Veamos unos ejemplos: César entró sobre la cabeza, llevaba el casco en los pies, las sandalias en la mano, la fiel espada presta para el combate. Extraña conducta, ¿no es cierto? Pero si puntuamos correctamente leeremos: César entró, sobre la cabeza llevaba el casco, en los pies las sandalias, en la mano la fiel espada presta para el combate. Otro ejemplo en el que la coma vale nada menos que un euro: Café, puro y copa a… Leer más →

Ambigüedad (4)

O también La importancia de una coma. Se trata de, con una simple coma, dar sentido a esta frase incoherente y absurda: «Juan tenía un caballo y la madre de Juan era también el padre del caballo». Este texto totalmente ambiguo nos da a entender que Juan tenía un caballo (hasta aquí bien) pero también dice que la madre de Juan era el padre del caballo de Juan (lo que ya no está tan bien). La solución pasa por poner una coma detrás de madre, con lo que el texto queda como sigue: «Juan tenía… Leer más →

Paréntesis

Parece ser que los paréntesis tienen más usos aparte del habitual. Así lo demuestra la siguiente relación que circula por Internet. ¿SABES QUÉ SIGNIFICAN REALMENTE LOS PARÉNTESIS? He aquí el significado de algunos… LOS CULOS CIBERNÉTICOS: (_!_) Un culo normal… (__!__) Un culo gordo… (!) Un culo chiquito… (_._) Un culo mucho tiempo sentado… {_!_} Un culo arrugado… (_o_) Un culo con mucho «kilometraje»… (_O_) Un culo con mucho más «kilometraje» (_*_) Un culo roto… (_x_) Un culo fruncido… (_X_) Un culo clausurado… (_$_) Un culo que vale oro… [_T_] Un culo cuadrado… (_:_) Un… Leer más →

Signos de puntuación (3)

Otra historia basada en la colocación de los signos de puntuación. A Bertrán del Vernet, caballero y trovador, le gustaba provocar a los nobles y demás señores feudales. Una vez escribió un poema cargado de mala intención para enfurecer a su vecino, Hugo Trencacolls, que tenía fama de hacer honor a su apellido (Rompecuellos) con aquellos que osaban molestarle. Envió a su juglar, Pajarillo, al castillo del noble a cantarle el siguiente poema: Ratas de cloaca, de bigotes mojados, babosas henchidas, lagartijas saladas. En la mesa de Hugo Trencacolls no encontrareis otro manjar mejor. En… Leer más →

Scroll To Top