Entradas relacionadas con poemas

La anáfora (del latín anaphora, ‘repetición’) es una figura retórica que consiste en la repetición de las primeras palabras de un verso. Como en el siguiente poema, obra del escritor argentino Germán Berdiales: La ronda del zapatero Tipi tape, tipi tape, tipi tape, tipitón, tipi tape, zapa, zapa, zapatero remendón. Tipi tape, todo el día, todo el año tipitón; tipi tape, macha, macha, machacando en tu rincón. Tipi tape, en tu banqueta, tipi tape, tipitón, tipitón con tu martillo, macha, macha, machacón. ¡Ay tus suelas!, zapa, zapa, zapatero remendón, ¡ay tus suelas!, tipi, tape, duran menos… Leer más →

La jitanjáfora es una composición poética formada con palabras o expresiones que en su mayor parte son inventadas y carecen de significado en sí mismas. Se realizan deliberadamente de forma que exista incompatibilidad semántica entre las palabras que lo componen en busca del absurdo. Y también buscando el ritmo y la eufonía (sonoridad agradable que resulta de la acertada combinación de los elementos acústicos de las palabras).  El término fue adoptado en 1929 por el escritor mexicano Alfonso Reyes a partir de la siguiente estrofa del escritor cubano Mariano Brull. Leyenda Filiflama alabe cundre ala olalúnea alífera… Leer más →

A continuación un poema anónimo, o al menos así lo presento pues desconozco su autor. Así que si alguien lo sabe… No es que se trate de humor propiamente dicho, pero está compuesto con tanta gracia que acaba arrancando una sonrisa. Y no se trata de una curiosidad lingüística en sentido estricto, pero es realmente curioso. AMOR GRAMATICAL Eres mi sintaxis… mi prosodia… mi esdrújula… mi palabra yuxtapuesta. Soy tu consonante… tu adjetivo… tu adverbio… tu vocablo preferido. Soy tu sustantivo… tu sujeto… soy frase de tu dialecto. Eres mi estructura… mi cordura. eres mi… Leer más →

Es un artificio que consiste en un enunciado que resulta absurdo para el sentido común o para las ideas preconcebidas. Es una declaración en apariencia verdadera que conlleva a una auto-contradicción lógica, es lo opuesto a lo que uno considera cierto. Se utiliza mucho en poesía para causar extrañeza y dotar a los textos de una belleza especial. Algunos ejemplos: Vivo sin vivir en mí y tan alta vida espero que muero porque no muero.                      Sta. Teresa de Jesús Murió mi eternidad y estoy velándola.                     César Vallejo Vivo en conversación con los difuntos… Leer más →

La jitanjáfora es una composición poética formada con palabras o expresiones que en su mayor parte son inventadas y carecen de significado en sí mismas. Se realizan deliberadamente de forma que exista incompatibilidad semántica entre las palabras que lo componen en busca del absurdo. Su función poética radica en sus valores fónicos, que pueden cobrar sentido en relación con el texto en su conjunto. Cuando para su realización se alteran las palabras adyacentes intercambiando sus terminaciones también se conoce el fenómeno como trabucación. Por su canto al absurdo también se encuadran dentro del nonsense o ‘sin sentido’. Son… Leer más →

Un cortito y gracioso poema anónimo sobre ortografía. Un andaluz “mu” guasón, hablando de ortografía, quiso dar una lección y dijo que se escribía, con hache, melocotón. Dispense, usted, que le tache, respondió un hombre de seso, para que pueda ser eso….. ¿dónde se pone la hache? -¿La hache?… “en er mismo güeso”.

Se trata de unos textos, que pueden ser en verso o en prosa, que tienen diferente significado —a menudo el contrario— si se leen de la forma habitual y después se leen, renglón a renglón, del final al principio. Ahí van un par de ejemplos:  En este caso no cambia su significado.  Inténtelo quien lo intente. Hasta que el golpe esté dado De lo que se haya tratado Nada se sabrá, es patente. En esta ocasión presente Mucho se ve disponer; Penetrar lo que ha de ser En lo posible no cabe. Quien más calla, éste lo sabe:… Leer más →

O retahíla. Mejor una retahíla con personificación. Es decir, un relato seriado en el que los animales tienen cualidades humanas, pues hablan. Vamos al baile -dijo el fraile. No tengo ganas -dijo la rana. Invitemos al león -dijo el ratón. Pero está muy lejos -dijo el conejo. De aquí cien leguas -dijo la yegua. ¿Por qué camino? -dijo el zorrino. No por el cerro -les dijo el perro. Ha de ser un rancho -dijo el carancho. No tiene alero -dijo el jilguero. No tiene luz -dijo el avestruz. ¡Se acabó la farra! -dijo la cigarra.

La cacofonía es la disonancia que resulta de la inarmónica combinación de los elementos acústicos de las palabras.   Y déjame muriendo un no sé qué que quedan balbuciendo.                                                            San Juan de la Cruz   Verazmente voraz el singular afán de tu boca carnicera cárnica cancerbera del escándalo por recrear el celo celebérrimo en mis segadas mieses en mis sienes cegadas.                                                              Marita Troiano   Hubo unanimidad en una nimiedad.

¿Sabías por qué llamamos VERSOS MACARRÓNICOS a aquellos que mezclan palabras latinas con otras de una lengua vulgar? El calificativo proviene de maccarronea, del italiano maccheronea, y se dice del latín muy defectuoso y del lenguaje vulgar que peca gravemente contra las leyes de la gramático o el buen gusto. En ellos a las palabras de lengua vulgar se les da terminación latina, sujetándolas además, por lo menos en apariencia, a las leyes de la prosodia clásica. El latín macarrónico procede de la Edad Media, y se considera creador de este género a Tifo Odasi,… Leer más →

Scroll To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies