Entradas relacionadas con equívocos

Ambigüedad (3)

¿Quién no ha visto un anuncio fatalmente redactado? Al final se pide o se ofrece aquello que no se quería pedir u ofrecer. La ausencia de faltas morfosintácticas y una buena puntuación evitarían los equívocos que estos anuncios provocan. Claro que es tan divertido leerlos como inventarlos. Veamos unos ejemplos de anuncios ambiguos: Se arreglan sillas; se ponen culos a las viejas. (¿Y si la viejecita en cuestión ya tiene su propio culo para sentarse?) Se venden calcetines baratos para niños de algodón. (¡Qué pena! El mío es de carne y hueso.) Se ofrece habitación… Leer más →

Ambigüedad (2)

La ambigüedad se define como un doble sentido por diversas interpretaciones semánticas por polisemia u homofonía. En el siguiente ejemplo el trato cortés puede llevar a equívoco. El jefe encarga a su secretario que siga a un empleado. Quiere saber por qué se ausenta tanto tiempo de la oficina para almorzar. El secretario vuelve alterado y entre jadeos ansiosos le explica al jefe lo siguiente: «¡Aprovecha para ir a su casa y hacer el amor con su mujer!» -Bueno, se le puede disculpar. Ya se sabe… el amor… -¿Pero no le molesta? ¿No le importa?… Leer más →

Chistes (7)

No serán muy buenos, pero todos basan su gracia en el lenguaje: ambigüedades, doble sentidos, malinterpretaciones, frases hechas… -Papá ¿cómo se llaman los animales que comen hierba? -Herbívoros, hijo. -¿Y los que comen carne? -Carnívoros, hijo. -¿Y los que comen de todo? -Ricos, hijo, ricos. -Pues entre pitos y flautas me he gastado mil euros. -¿Y eso? -Pues ya ves, quinientos en pitos y quinientos en flautas. -¿Cómo se llama un bumerán que no vuelve? -Palo. -¡Mamá! ¡El hermanito se ha hecho mierda! -Mal dicho, hijo; se dice: caca. -Bueno, pues se ha caído por… Leer más →

Chistes (6)

Pero no son chistes de cualquier tipo. Son chistes de lenguaje: equívocos, juegos de palabras, ambigüedades… Y, por lo tanto, algunos son muy malos. -¡Oh, qué desgracia! -dice la mujer al marido- El gato se ha comido toda la sopa que cociné para ti. -No importa. -responde el marido- Ya te compraré otro gato. -¡Capitán, el barco zozobra! -Más vale que zoz-zobre que no que zoz-falte. Una joven se casa con un millonario octogenario. Al poco de casarse se encuentra con una amiga que, envidiosa y maliciosa por igual, le pregunta: -¿Qué tal tu vida… Leer más →

Chistes (5)

¡Ojo! Siguen siendo chiste sobre lenguaje, equívocos, dobles significados, juegos de palabras… El presidente de una compañía sube a su limusina y ve que hay un nuevo chofer: -Hombre, conductor nuevo. Y dígame, ¿cómo se llama usted? -Carlos, señor. -Bueno, verá, yo no acostumbro a llamar a mis empleados por su nombre de pila. ¿Me podría decir su nombre completo? -Me llamo Carlos Cielo Querido, señor -Ya… bueno… pues empiece a conducir, Carlos. Suena el teléfono a las cuatro de la madrugada. -¿La familia Silva? -No, imbécil, a estas horas la familia duerme. Un turista… Leer más →

Una historia con equívoco que circula por Internet. Un señor y su esposa llevaban ya bastantes años de casados y no habían logrado tener familia. Suspiraban los dos por un hijo. A muchos doctores consultaron y recurrieron a todos los tratamientos, pero sin obtener resultado alguno. Por fin, un médico encuentra la causa del problema: el marido era estéril. – «Qué debemos hacer, doctor?» – «Algunas parejas -dice el galeno- recurren a la inseminación artificial, pero este es un procedimiento costoso y que suele fallar mucho; otras parejas utilizan algo mucho más sencillo y natural:… Leer más →

Anfibología

Del griego amphibolia, ‘ambigüedad’, se trata de un vicio de dicción por el que las palabras o frases pueden tener más de un sentido o interpretación. Es una figura retórica, muy utilizada por escritores satíricos, consistente en emplear adrede palabras polisémicas para conseguir expresiones de sentido ambiguo o de doble sentido. Generalmente coincide con la ambigüedad como una imprecisión o indeterminación en general, pero siempre que ésta sugiera dos o más interpretaciones. Lo anfibológico es siempre ambiguo, pero no al revés. En los siguientes ejemplos de anfibología las palabras polisémicas están en cursiva: Los diez… Leer más →

¿Sabías por qué MEAR FUERA DEL TIESTO es decir o hacer algo inconveniente o que no viene al caso? Actualmente se usa tiesto como sinónimo de maceta, esto es, recipiente de barro cocido para criar plantas. Pero, antiguamente, en Castilla tiesto significaba ‘orinal’. Así pues, la expresión hace referencia a una imagen muy gráfica y mearse fuera del tiesto significa orinar fuera del orinal y, en sentido figurado, salirse de la discusión, hacer o decir un despropósito.

Chistes (4)

Pero no cualquier chiste. Sólo aquellos que basan su gracia en un equívoco o en juegos de palabras. Hay quien los llama, simplemente, chistes malos. -¿Qué hace tu papá para que le llamen «el pez» en el trabajo? -Nada. -¿Practica Vd. la prostitución? -No, Sr. juez… la practiqué hace mucho tiempo, ahora sólo la ejerzo. -¡Oiga, que su hijo le ha sacado la lengua al mío! -Bueeeeeno… son cosas de niños. -¿Y cómo hago yo para pararle la hemorragia? Llega un tipo a su casa a altas horas de la noche, cayéndose de borracho y… Leer más →

Chistes (3)

Pero no cualquier tipo de chiste. Sólo aquellos que tengan relación con equívocos, dobles sentidos y demás juegos de palabras. En el aeropuerto: -Nuestro avión llega demorado. -Pues vaya un color feo para un avión. Dos amigos se encuentran y uno de ellos ha engordado mucho: -Oye, ¿pero no me dijiste que te ibas a poner en forma? -Si, en forma esférica. -Oiga señor ¿cuántos hijos tiene Vd.? -Dieciocho. -¡Hala! ¿Y todos con la misma? -Sí, pero con diferente mujer. -Mamá, me voy de caza. -¿Te llevas la escopeta? -No, me voy de caza pada… Leer más →

Scroll To Top