Entradas relacionadas con contrarios

Antítesis

La antítesis es una figura retórica consistente en aproximar palabras, frases u oraciones de significado opuesto, con el fin de enfatizar el contraste de ideas o sensaciones. Pueden contener un oxímoron, esto es, un par de palabras de significados opuestos y antagónicos, como «luz oscura», «silencio ensordecedor»… A continuación unas antítesis: La alegre tristeza del canto de los pájaros. Es el soberbio el monstruo más horrendo del mundo, y el más formidable y desemejante que puede fabricar el delirio; porque quiere ser cielo, siendo infierno; serafín y gusano, humo y sol, Dios y demonio. Quevedo… Leer más →

Más ejemplos de estos populares juegos de tradición oral basados en la inversión de términos. No es lo mismo vivir como piensas que pensar como vives. No es lo mismo dos bicicletas viejas que dos viejas en bicicleta. No es lo mismo una bandeja china que una china en bandeja. No es lo mismo una mierda de pila que una pila de mierda. No es lo mismo una gorra de viaje que un viaje de gorra. No es lo mismo un movimiento sísmico que seis micos en movimiento. No es lo mismo dos tazas de… Leer más →

¿Sabías por qué ARMARSE UNA TANGANA es sinónimo de alboroto y jaleo entre futbolistas de equipos contrarios? El tradicional juego de lanzar piedras a una estaca intentando hacer puntería, tuvo entre otros, el nombre de tanga o tángana (así, esdrújula). Y habiendo dinero de por medio es de suponer que eran frecuentes las discusiones a la hora de determinar el ganador. Y esas pequeñas trifulcas entre los muchachos, a base de insultos y empujones que no solían pasar a mayores, se dieron en llamar tánganas. Término que actualmente se usa para definir los alborotos que… Leer más →

Retruécanos

También llamados viceversa o contrarios son unos juegos populares de tradición oral en los que se juega con las palabras en base a la inversión de términos. La frase original se duplica invirtiendo los componentes —más o menos alterados— para conseguir la antítesis o el contraste de significados. Nada más esclarecedor que unos ejemplos: «Pierna que guarda su cara, cara que guarda su pierna.» Góngora «Un santo triste es un triste santo.» San Francisco de Sales «¿No ha de haber un espíritu valiente? ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca se ha… Leer más →

Scroll To Top