Entradas relacionadas con aviso

En este caso un adhesivo. De esos que se colocan en la luneta trasera del coche. Sí, hazlo, pero con moderación. ¡Que llevas una criatura contigo! Y es que un acento, a veces, lo es todo. Y sí, las mayúsculas se acentúan. ¿Quién ha dicho que no? Y no, no es un descuido. Aquí van otros ejemplos:

No sé lo que harán los demás, pero yo voy a quedarme un rato esperando.

Original letrero. ¿No hay timbre? Sin problema…

Carteles (5)

¿Qué fue primero: el huevo o la gallina? Pues eso.

Algunos carteles, letreros o avisos, son graciosos. Su redacción puede ser ambigua —intencionadamente o no— o puede ser malinterpretada con un poco de mala idea. O bien han sido redactados para provocar la sonrisa. En este caso la sonrisa la provoca la puntualización. ¿Frío? A cero grados centígrados ¿no?

  ¿En qué quedamos? ¿Sábado o domingo?

Prohibición

Y la pregunta es… ¿estarán los destinatarios del aviso en disposición de cumplirlo?

Algunos carteles, letreros o avisos, son graciosos. Su redacción puede ser ambigua —intencionadamente o no— o puede ser malinterpretada con un poco de mala idea. O bien han sido redactados para provocar la sonrisa. En este caso la sonrisa la provoca el añadido. Cachondo el tío.

Scroll To Top