Entradas relacionadas con ambigüedad

Del griego amphibolia, ‘ambigüedad’, se trata de un vicio de dicción por el que las palabras o frases pueden tener más de un sentido o interpretación. Es una figura retórica, muy utilizada por escritores satíricos, consistente en emplear adrede palabras polisémicas para conseguir expresiones de sentido ambiguo o de doble sentido. Generalmente coincide con la ambigüedad como una imprecisión o indeterminación en general, pero siempre que ésta sugiera dos o más interpretaciones. Lo anfibológico es siempre ambiguo, pero no al revés. En los siguientes ejemplos de anfibología las palabras polisémicas están en cursiva: Los diez… Leer más →

Chistes (4)

Pero no cualquier chiste. Sólo aquellos que basan su gracia en un equívoco o en juegos de palabras. Hay quien los llama, simplemente, chistes malos. -¿Qué hace tu papá para que le llamen “el pez” en el trabajo? -Nada. -¿Practica Vd. la prostitución? -No, Sr. juez… la practiqué hace mucho tiempo, ahora sólo la ejerzo. -¡Oiga, que su hijo le ha sacado la lengua al mío! -Bueeeeeno… son cosas de niños. -¿Y cómo hago yo para pararle la hemorragia? Llega un tipo a su casa a altas horas de la noche, cayéndose de borracho y… Leer más →

Pero no cualquier tipo de chiste. Sólo aquellos que tengan relación con equívocos, dobles sentidos y demás juegos de palabras. En el aeropuerto: -Nuestro avión llega demorado. -Pues vaya un color feo para un avión. Dos amigos se encuentran y uno de ellos ha engordado mucho: -Oye, ¿pero no me dijiste que te ibas a poner en forma? -Si, en forma esférica. -Oiga señor ¿cuántos hijos tiene Vd.? -Dieciocho. -¡Hala! ¿Y todos con la misma? -Sí, pero con diferente mujer. -Mamá, me voy de caza. -¿Te llevas la escopeta? -No, me voy de caza pada… Leer más →

Una nueva edición de pasatiempos, algo atípicos. Nada, o muy poco que ver con los habituales pasatiempos de la prensa gráfica. PRIMERO Dos amigos están en un bar de alterne. Tras invitar a un par de chicas en la barra, entran los cuatro en un reservado. ¿Qué hora es? SEGUNDO ¿Qué palabra de cuatro letras, si le quitas una queda una? Si la encuentras, seguro que se te ocurren más. TERCERO El pescadero del muelle de Santander mide dos metros y calza un cincuenta. ¿Qué pesa? CUARTO Dos vecees en una semana Ninguna vez en… Leer más →

Aquí se inicia una serie de pasatiempos basados en los juegos de palabras. Sinonimias, charadas, acertijos, ambigüedades… Nada, o muy poco que ver con los habituales pasatiempos de la prensa gráfica. PRIMERO Tres jovencitas llegan con sus mochilas y petates al hostal de un pueblo. El recepcionista comprueba el libro de registro y les comunica que no tiene una habitación para ellas. ¿Qué hora es? SEGUNDO “Un campesino tenía un perro y la madre del campesino era también el padre del perro” ¿No tiene sentido? Hállaselo colocando tan sólo un punto en la frase. TERCERO… Leer más →

Un nuevo ejemplo de ambigüedad producido por la falta de signos de puntuación. Don Facundo Fonseca, agonizante, redactó el siguiente testamento que entregó a su buen amigo el notario: “Yo dejo mis bienes a mi hijo no a mi sobrino tampoco nunca se pagará la cuenta del sastre no dejo mis bienes a mi esposa no a mi cuñado. Que mis deseos sean lo que dispongas tu amigo Facundo Fonseca.” A su hijo, a su sobrino, al sastre, a su esposa y a su cuñado se les dio una copia de este testamento. Y cuando… Leer más →

Todas las palabras tienen un significado; es su razón de ser. Si no nombran, definen o representan una realidad o un concepto no son necesarias, pues carecen de valor. Pero se da el hecho de que dos palabras perfectamente válidas se unen para no decir nada. Por ejemplo, si unimos el sustantivo multiplicación con el adjetivo angosta obtenemos angosta multiplicación. Puede quedar más o menos bien, pero no tiene significado. La multiplicación puede ser larga, fácil, pero no angosta. Y angosta puede ser una senda, una callejuela, pero no una multiplicación. Si lo completamos diciendo… Leer más →

La ambigüedad se define como un doble sentido por diversas interpretaciones semánticas por polisemia (varios significados de una misma palabra) u homofonía (diferentes palabras con idéntico sonido). Son múltiples los juegos de palabras, chistes, frases ingeniosas y demás que se basan en la ambigüedad. A continuación un pequeño ejemplo: El testamento Historia sobre dos hermanos avariciosos, su hermano pequeño y un padre moribundo dispuesto a escarmentar a sus hijos mayores.

Scroll To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies