Entradas relacionadas con ambigüedad

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos. Un amigo a otro: En un bar: -Te invito a una copa, guapa. -No puedo, el alcohol me va mal para las piernas. -¿Se te hinchan? -No, se me abren. En el doctor: -¿Que mi hija tiene un cepillo en los ovarios? -No, que a su hija se la han cepillado varios. Dos amigotes: -Anoche me acosté con una tía buenísima, ¡que piernas, qué pechos, que culo! -¿Y de cara? -Ah, eso sí, ¡carísima! -Doctor, me duele… Leer más →

Algunos carteles, letreros o avisos, son graciosos. Su redacción puede ser ambigua —intencionadamente o no— o puede ser malinterpretada con un poco de mala idea. O bien han sido redactados para provocar la sonrisa. Sea cual sea el caso, veamos a continuación algunos de ellos: Vendo coche Mercedes por enfermedad. (¡Y para que querrá nadie un coche enfermo!) En un hotel de montaña: Si tiene frío, hay mantas en el armario; y si sigue teniendo frío, llame a Paquita. (¿Se meterá en mi cama o me traerá más mantas? Me temo que lo último.) En… Leer más →

Chistes (22)

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos. Un amigo a otro: -¿Qué te ha parecido mi novia? -¿Quieres que te diga la verdad, o que sigamos siendo amigos? En una boda: -¿Se ha fijado en lo fea que es la novia? -¡Oiga, pero qué dice! ¡La novia es mi hija! -Perdone, no sabía que usted era el padre. -¡Pero qué dice! ¡Soy su madre! Dos amigas: -Cuánto tiempo sin vernos. ¿Qué tal tu hijo mayor? -Se casó. -¿Y el pequeño? -No, ése está perfectamente…. Leer más →

Más frases ampulosas, rimbombantes y… carentes de significado. Puedes elaborar un bonito discurso como los de los políticos con facilidad. Y hablar y hablar sin parar, con sonoras palabras y elaboradas frases. Y todo sin decir nada en absoluto. Para ello nada más sencillo que leer la siguiente tabla empezando con una frase cualquiera de la primera columna, después una cualquiera de la segunda, después de la tercera, luego de la cuarta y de nuevo repetir el proceso. Podrás formar estupendos discursos y hablar varios minutos sin que nadie entienda el mensaje —porque no lo… Leer más →

Colaboración de Manu A continuación una serie de anuncios aparecidos en hojas parroquiales, anuncios reales. Aunque, en realidad, no importa si son reales o no, lo que importa es que su redacción los hace graciosamente ambiguos. Anuncios en Parroquias El martes por la tarde cena a base de judías en el salón principal. Seguirá concierto. El grupo de la recuperación de la confianza en si mismos se reúne el jueves por la tarde. Por favor, usad la puerta de atrás. Queridas señoras no olvidéis la venta de beneficencia. Es un buen modo de libraros de… Leer más →

Colaboración de Aleix En cierta ocasión en un programa de entrevistas de la televisión argentina se entrevistaba a las esposas de diversos deportistas argentinos. Un futbolista, un tenista, un golfista… Se les preguntó si realizaban algún ritual para dar suerte a sus maridos cuando habían de competir. Una se encomendaba a un santo, otra se ponía una prenda determinada, y la esposa del golfista dijo: “Pues yo, a mi marido, antes de una competición siempre le beso las pelotas”. Se hizo un incómodo silencio. Fin de la colaboración Qué mal pensados ¿no? Es curioso como… Leer más →

Pero no chistes cualesquiera. Han de ser de equívocos, de juegos de palabras, de ambigüedades…. malos, vamos. En la tienda: -¿Tienen trajes de camuflaje? -Sí los tengo, pero hace dos años que los estoy buscando. En la estación: -¿Me da un billete para Madrid? -¿De qué clase? -De cartón, porque si me lo da de cristal me puedo cortar.  -Doctor, ¿que tengo? -Poca cosa, se ha roto el tendón de Aquiles. -Pues, me duele como si fuese mío. -¿Me dará un billete de avión? -¿A qué destino? -Sí, hombre, no se lo he dicho a… Leer más →

Un nuevo ejemplo de ambigüedad producido por la falta de signos de puntuación. Una versión diferente de la “lectura de testamento” de Signos de puntuación (2).   Se cuenta que un señor por ignorancia y malicia dejó al morir el siguiente escrito: Dejo mis bienes a mi sobrino Juan no a mi hermano Luis tampoco jamás se pagará la cuenta del sastre nunca de ningún modo para los Jesuitas todo lo dicho es mi deseo Facundo. Cuando se leyó el documento, las personas aludidas se atribuían la preferencia. Con el fin de resolver las dudas,… Leer más →

(traducción) Un profesor de inglés escribió en la pizarra: A woman without her man is nothing Y pidió a sus alumnos que puntuasen la frase correctamente. Todos los hombres de la clase escribieron: Una mujer, sin su hombre, no es nada. Todas las mujeres de la clase escribieron: Una mujer: sin ella, el hombre no es nada.   ¿Quién duda ahora de la importancia de una correcta puntuación?

Quién no ha visto un anuncio fatalmente redactado? Al final se pide o se ofrece aquello que no se quería pedir u ofrecer.  Veamos unos ejemplos: Vendo coche por enfermedad. (Y no será por avería?) Se necesita haprendiz. (¿Y de quién va a aprender? ¿de ti?) Se necesita burra para el burro del alcalde. (¡Vaya manera de ligar! ¿Qué pensará la alcaldesa?) Se busca joven para llevar niños al colegio de 7,30 h a 9,30 h de la mañana. (¿Durante dos horas? Una de dos: o tiene un montón de niños o el colegio está… Leer más →

Scroll To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies