¿Sabías por qué SER DE LA ACERA DE ENFRENTE significa ser homosexual?

Ya en las ciudades latinas del Imperio romano que tenían muchas calles empedradas, las aceras se separaban de las calzadas mediante un reborde alto.

En esa época los hombres y las mujeres libres no se mezclaban, como sucede en la actualidad en algunas culturas, y caminaban cada uno por su acera. Y ya entonces los homosexuales romanos caminaban por la acera de las mujeres, es decir, por la acera de enfrente.

Sin ir tan lejos en el tiempo, en los días festivos de los años 60, el mocerío de los pueblos se distribuía por sexos situándose a ambos lados de la calle mayor o de la plaza, observándose y haciéndose guiños si se gustaban. Y en los salones de baile, ocurría lo mismo, sexos enfrentrados y sonrisas y flirteos para la elección de la pareja de baile.

Comoquiera que los grupos de chicos y chicas circulaban por calles y plazas cada uno por su lado, cuando alguien manifestaba gustos homosexuales se le invitaba a cambiar de acera para agregarse al grupo del sexo con el que mostaba afinidad. Tal como ocurría antaño.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *