¿Sabías por qué se dice que es EL CUENTO DE NUNCA ACABAR de un asunto cuyo fin o solución se retrasa indefinidamente?

La locución proviene de una clase de cuentos llamados de nunca acabar o de la buena pipa.

La característica de estos cuentos es que prometen un relato interminable, pero no cuentan nada en realidad y se agotan a si mismos en una recursividad sin fin, provocando la frustración y el agotamiento del oyente.

Un par de ejemplos podían ser los siguientes:

Había una vez un rey sentado en su trono que le dijo a su esclava: “Cuéntame una historia”, y la esclava comenzó: “Había una vez un rey sentado en su trono…”

– ¿Quieres que te cuente el cuento de nunca acabar?
– Sí.
– Yo no te digo ni que sí, ni que no, yo sólo te digo que si quieres que te cuente el cuento de nunca acabar.
– Bueno.
– Yo no te digo que ni bueno ni malo, yo sólo te digo que si quieres que te cuente el cuento de nunca acabar
(… y así hasta el aburrimiento del oyente…)

Así, cuando a un asunto no se le adivina la conclusión por una sucesión indefinida de demoras, se le aplica el epíteto de cuento de nunca acabar.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.