Últimos artículos en Refranes

Dios da pan al que no tiene dientes

Dios da pan al que no tiene dientes es un refrán que se suele mencionar cuando el dinero o la fortuna recaen sobre personas que no saben disfrutar de ellas. También cuando se cree que estas personas no sabrán disfrutarlo como sí que sabríamos nosotros, denotando así un punto de envidia. Existen otras versiones. A saber: Da Dios almendras al que no tiene muelas, Da Dios habas al que no tiene quijadas, Dios da carne al que no tiene dientes, Dios da mocos al que no tiene pañuelo y otras similares.

Una mentira, madre es de cien hijas

Una mentira, madre es de cien hijas, nos habla de la naturaleza del embuste. La manipulación de la verdad obliga a imaginar muchas otras falsedades que den soporte a la primera mentira. Al final todo se convierte en un sinsentido y en un cúmulo de contradicciones. Con razón dice el Refranero: Antes se coge al mentiroso que al cojo.

Se olvida una buena acción y no un buen bofetón

Se olvida una buena acción, y no un buen bofetón; es un refrán que señala que los hechos se graban de diferente manera en nuestra memoria dependiendo de su naturaleza. Así ocurre que uno se muestra olvidadizo con los favores recibidos y, por contra, no olvida nunca las ofensas, desprecios, burlas y agravios recibidos. El Refranero quiere advertir a los que creen que una mala acción puede olvidarse con el tiempo: están equivocados. Refranes similares son: Quien recibe un bien lo escribe en la arena, quien recibe un mal lo graba en la piedra; Quien… Leer más →

Nunca digas de este agua no beberé

Nunca digas de este agua no beberé, es un refrán con el que se reprende la fanfarronería y la seguridad sobre el futuro. El futuro es intrínsecamente impredecible, lo que no nos permite conocer las circunstancias y situaciones en las que nos podemos ver inmersos y, mucho menos, conocer las acciones que llevaremos a cabo. Por todo ello, el Refranero llama la atención al que asegura que nunca hará determinada cosa. Eso no se puede saber.

No hay mayor dificultad que la poca voluntad

No hay mayor dificultad que la propia voluntad nos explica que muchas veces no son los obstáculos y las contrariedades que se nos presentan, las que nos imposibilitan realizar un trabajo determinado, sino nuestro propio desinterés. Así, la mayor dificultad que nos podemos encontrar es nuestra propia abulia. En cambio, si estamos interesados en acometer una tarea con éxito, todas las dificultades serán superables. El Refranero nos advierte de lo perniciosa que es la pereza.

Si culo veo, culo quiero

Si culo veo, culo quiero; es un refrán que recrimina a los amantes infieles, promiscuos y falsos. A aquellos que se encaprichan de cualquier mujer y a los que todas les gustan. Después se generaliza la expresión a cualquier tipo de bien o posesión, con lo que el refrán pasa a afear la conducta del caprichoso que quiere todo lo que ve. También se suele decir culo veo, culo deseo.

Más vale malo conocido que bueno por conocer

Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer nos aconseja que es más sensato conservar aquello que se tiene, aunque no sea plenamente satisfactorio, que arriesgarse a salir chasqueado con el cambio que, en un principio, pueda parecernos más apetecible. En Refranero opta por la prudencia y huye del riesgo, actitud acorde a su carácter conservador. Es refrán similar a más vale pájaro en mano que ciento volando. También se dice más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

Más sabe el diablo por viejo que por diablo

Más sabe el diablo por viejo que por diablo es un refrán que predica la vejez comó símbolo de sabiduría. No importa la condición de cada cual, si se es viejo supone que se ha adquirido el conocimiento de la prudencia y se ha aprendido de las experiencias vividas. Nos recomienda prestar oídos a quien ha vivido más, y por ello, sabe más de la vida. También se suele formular invirtiendo las primeras palabras: Sabe más el diablo por viejo que por diablo. Hay muchos otros refranes en el mismo sentido: Pez viejo no traga anzuelo;… Leer más →

La primavera o te adormece o te altera

La primavera o te adormece o te altera es una versión ampliada de la primavera la sangre altera, que es una forma muy resumida de explicar los cambios estacionales de nuestro organismo. La primavera es época de renovación, la naturaleza revive tras el invierno. Es época de floración y de las alergias, de impulso anímico por el sol y de la astenia primaveral, a la que hace referencia expresa este refrán. La astenia primaveral es una sensación general de profundo cansancio y debilidad generalizada que, en ocasiones, nos afecta con la llegada del buen tiempo y con el… Leer más →

Quien mucho abarca poco aprieta

Quien mucho abarca poco aprieta es un refrán que aconseja que no deben emprenderse más asuntos de los que uno pueda buenamente desempeñar. Atendiendo a una imagen muy gráfica, si se abarcan —en el sentido de rodear con los brazos— demasiados asuntos, no se puede apretar o ceñir con la fuerza suficiente y algunos pueden escapar a nuestra atención. De aquí que una de las acepciones de abarcar sea: Tomar alguien a su cargo muchas cosas o negocios a un tiempo. Es frase equivalente al refrán latino Qui duos lepores sequitur, neutrum capit, ’el que a… Leer más →

Scroll To Top