Últimos artículos en Refranes

A boda y bautizado, no vayas sin ser llamado

A boda y bautizado, no vayas sin ser llamado, es un refrán que nos recomienda encargarnos de nuestros asuntos y que critica a los entrometidos. La discreción es una virtud muy bien considerada en el Refranero, que suele arremeter contra aquellos que cotillean y se entrometen en los asuntos ajenos.

A buen entendedor, a señas

A buen entendedor, a señas, es un refrán que señala que los inteligentes entienden bien las sugerencias, avisos y advertencias sin que haya que repetirlas mil veces. al contrario de como ocurre con aquellos cortos de entendederas, a lo que hay que explicar las cosas varias veces y detalladamente. En general alaba el laconismo a la hora de hablar y amonesta a aquél que no presta suficiente atención como para enterarse de las cosas a la primera oportunidad. Es más popular en su forma A buen entendedor, pocas palabras bastan.

La avaricia rompe el saco

Con la avaricia rompe el saco, el Refranero nos advierte que un exceso de codicia es perjudicial. ¿Para qué sirve ese afán desordenado de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas? ¿Qué beneficio se saca de guardar y guardar? Al final acabará por romperse el hipotético saco en que las guardamos. Al final acabará por volverse contra nosotros. Entre los jugadores de bolsa es corriente la expresión dejar que el último euro (actualizado) lo gane otro, que no significa más que has que saber salir a tiempo con una ganancia determinada, sin apurar, sin ser avaricioso, pues mantener… Leer más →

A buen entendedor, pocas palabras bastan

A buen entendedor, pocas palabras bastan, es un refrán que señala que los inteligentes entienden bien las sugerencias, avisos y advertencias sin que haya que repetirlas mil veces. al contrario de como ocurre con aquellos cortos de entendederas, a lo que hay que explicar las cosas varias veces y detalladamente. En general alaba el laconismo a la hora de hablar y amonesta a aquél que no presta suficiente atención como para enterarse de las cosas a la primera oportunidad.

No hay mal que por bien no venga

No hay mal que por bien no venga es un refrán nos anima a ser optimistas y a buscar la parte positiva en todo aquello que nos ocurre. Incluso aquellos hechos más desgraciados pueden desembocar en un bien. Así que nos recomienda no lamentarnos en exceso, poner buena cara y tener buena predisposición para afrontar la vida. Con la misma intención también se dice no hay daño que no tenga apaño.

Tú que riendo estás, mañana llorarás

Tú que riendo estás, mañana llorarás; es un refrán que nos recuerda la cercanía entre la alegría y la tristeza. Tras una buena racha suele venir una mala y tras días de placer suelen venir los de pena. Así, a las risas suceden los llantos. Con ello el Refranero nos recuerda que la vida nos ofrece días dulces y días amargos y que hemos de conformarnos con ello y no pretender que las buenas situaciones sean interminables. También nos advierte que acciones irresponsables y divertidas pueden acarrear desgracia y llanto. Refranes similares son: De la… Leer más →

Scroll To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies