Últimos artículos en Refranes

Variedad es causa de amenidad

Variedad es causa de amenidad, es un refrán que nos advierte de la necesidad de variar las acciones para que no cansen y aburran. Que es necesario intercalar anécdotas graciosas en un discurso serio, insertar algún suceso afortunado en una retahíla de desgracias o hacer alguna locura en medio de una vida sosegada, por poner unos ejemplos. Que hacer siempre lo mismo resulta cansino y el variar alegra el espíritu y da satisfacción. Refranes similares son: En la variedad está el gusto y Entre col y col, lechuga.

Palabra y piedra suelta no tienen vuelta

Palabra y piedra suelta. no tienen vuelta, es un refrán que nos recuerda lo importante que es medir el lenguaje, no hablar sin pensar y ser comedido en la palabra. Al igual que una piedra lanzada no puede volver a la mano por sí sola, la palabra que ofende, la mentira, la calumnia y el insulto, no pueden regresar como si no se hubieran pronunciado. Una vez dichas el daño ya está hecho. Son muchos los refranes que nos aconsejan prudencia en el decir, como Por la boca muere el pez, En boca cerrada no… Leer más →

Por la boca muere el pez

Por la boca muere el pez es un refrán cuya forma completa es Por la boca muere el pez, y el hombre por la palabra. Y establece un paralelismo entre la suerte que corre un pez al no mantener la boca cerrada y picar en el anzuelo (esto es, pasar de pez a pescado) con las posibles consecuencias desagradables provocadas por hablar de más. Una indiscreción, una palabra fuera de lugar, una explicación innecesaria… hablar más de la cuenta puede meternos en problemas. Por ello, el Refranero nos invita a callar, a mantenernos prudentemente con… Leer más →

Más vale estar sólo que mal acompañado

Más vale estar solo que mal acompañado es un refrán que nos aconseja evitar las malas compañías. Nos dice que es preferible la soledad a compartir tiempo con gente molesta o malintencionada. Con aquellos que nos causan perjuicio con su mero trato, aquellos que actualmente se ha dado en calificar de «personas tóxicas». Al respecto dijo el escritor, filósofo, historiador y político italiano Benedetto Croce (1866-1952): «Latoso es el que nos quita la soledad y no nos da la compañía».

A otro perro con ese hueso

A otro perro con ese hueso, es un refrán que, figurada y familiarmente, se emplea para rechazar al que propone una cosa incómoda o desagradable. También se emplea para mostrar desconfianza o incredulidad ante las palabras de alguien. Es un refrán de significado muy gráfico: nos ofrecen un «hueso» que no queremos tragar. Algo trabajoso de roer.

Reina mal el rey y lo paga la grey

Reina mal el rey y lo paga la grey es un refrán que pone de manifiesto que los errores y equivocaciones de los poderosos no los sufren ellos, sino los humildes sobre los que ejercen su mando o autoridad. Sea la mala gestión del poderoso obra de un rey, un gobierno, o un empresario, los que sufren las consecuencias son los súbditos, los ciudadanos o los trabajadores.

A la mierda abanico, que se acabó el verano

A la mierda abanico, que se acabó el verano es un refrán que nos habla de la ingratitud. Con él se alude al egoísta y aprovechado que solo frecuenta el trato con otra persona mientras espera obtener algún beneficio de ella. Y que, una ven obtenido lo que quería y sin posibilidad de sacar más réditos de esa persona, la deja de lado apartándola de sí de mala manera. Es, pues, refrán aplicable al ingrato e interesado que arrincona y olvida a las personas cuando ya han dejado de ser útiles para él.

Bebido el vino perdido el tino

Bebido el vino, perdido el tino es un refrán que nos recuerda el peligro que encierra el abuso del alcohol. El consumo excesivo enturbia la mente y merma los reflejos, ocasionando un comportamiento inadecuado. En estado de ebriedad es común balbucir tonterías y/o comportarse de manera inconveniente. No obstante, el Refranero aboga por un consumo responsable, tal como atestigua el refrán: Beber con medida alarga la vida.

A santo que no me agrada, ni padrenuestro ni nada

A santo que no me agrada, ni padrenuestro ni nada es un refrán que alude al escaso aprecio o nula devoción que se siente por la persona que nos cae mal o de la que recelamos. Aunque sea a primera vista, de manera instintiva o poco racional y sin que haya motivos racionales para explicar esa aversión. Por ello explica la manera frívola en la que determinamos nuestros gustos y preferencias y lo tajante de nuestro comportamiento una vez asentado el rechazo. Se suele decir con la misma intención: Al enemigo, ni agua.

Hasta los gatos quieren zapatos

Hasta los gatos quieren zapatos es un refrán utilizado para criticar la actitud de los que demandan algo que no se corresponde ni con sus méritos ni con su condición. Queriendo sobresalir o destacar cuando no son merecedores. Una variante es Hasta los gatos quieren alpargatas, para no andar a gatas. También es corriente una mezcla de ambos: Hasta los gatos quieren zapatos, y las gatas alpargatas.

Scroll To Top