Últimos artículos en Refranes

A buen sueño no hay cama dura

A buen sueño no hay cama dura, es un refrán que nos enseña que cuando la necesidad aprieta no se debe reparar en delicadezas. Y aceptar lo que tenemos aunque en mejor situación no lo hiciésemos. Los remilgos son para el que tiene donde elegir, no para el que ha de conformarse con lo que haya. Refrán similar es A buen hambre no hay pan duro.

Váyase lo comido por lo servido, es refrán que indica conformidad respecto a un negocio u otro asunto en el que se pierde algo pero se gana otro tanto. Nos dice que hay que conformarse con las pérdidas o males, porque otras ganancias o bienes nos han de compensar. No hay asunto que sea completamente bueno o malo, sino que todo es una suma de pequeños beneficios y pérdidas. Que unas veces se gana y otras se pierde. También se oye la versión Váyase lo perdido por lo ganado. Una particularización del refrán se da… Leer más →

En casa del herrero, cuchillo de palo es un refrán que nos advierte que allí donde debería haber una cosa determinada más fácilmente, por oficio o por situación, suele haber falta de ella. Suele utilizarse para hacer patente el disgusto que ello nos supone. Se aplica a cualquier persona que carece de algo que no debería faltarle por su profesión o estado, no sin cierto tono de reproche por su desidia o negligencia. Existen otras variedades con el mismo significado: En casa del herrero, el peor apero; En casa del herrero, cuchillo mangorrero; En casa… Leer más →

Con quien todo lo quiere, todo lo pierde, el Refranero nos advierte que un exceso de codicia es perjudicial. ¿Para qué sirve ese afán desordenado de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas? ¿Qué beneficio se saca de guardar y guardar? Al final la avaricia nos acabará llevando a la ruina. Tener más de necesario puede acarrearnos serios disgustos. Otros refranes alusivos al tema son. Corazón codicioso, no tiene reposo, Quien más tiene más quiere, La avaricia rompe el saco .

Más teme quien más tiene

Más teme quien más tiene, es un refrán que reprende la avaricia. Y señala las torturas morales que sufren las personas avariciosas y egoístas. El deseo de acopio inmoderada de bienes distinguen al hombre, en su afán de asegurarse el porvenir y la felicidad material. Pero estas personas emplean su existencia en acumular bienes y ganancias y, como contrapartida, siempre temen perder lo que han logrado acaparar. Otras versiones son: Quien todo lo quiere, de rabia muere; Quien más tiene, menos duerme.

A cordero extraño no agasajes en tu rebaño

A cordero extraño no agasajes en tu rebaño, es un refrán que nos advierte ante las personas desconocidas o extrañas. El Refranero nos aconseja mostrarnos recelosos ante lo desconocido. No en vano la prudencia es una de las virtudes más valoradas en el Refranero. Y ésta nos aconseja no abrir las puestas de nuestra casa ni de nuestro corazón a los desconocidos. Refranes de parecido significado los encontramos en Quien da pan a perro ajeno pierde pan y pierde perro, Brasa trae en el seno la que cría hijo ajeno.

Santo milagrero es san dinero

Santo milagrero es san dinero, es un refrán que nos indica que el dinero todo lo puede. Este refrán representa la fuerza del oro para lograr objetivos. Expresa con ironía la facultad del dinero para conseguir incluso lo que puede parecer imposible, es decir, su poder para obrar milagros. Otra versión es: San dinero es el santo más milagrero.

A la bolsa sin dinero llámola cuero

A la bolsa sin dinero llámola cuero, es un refrán que alude a quien presume de tener dinero sin tenerlo. Debemos identificar a estas personas que muestran ostentosamente su bolsa cuando en realidad está vacía y llamar a las cosas por su nombre. Tampoco debemos apreciar una cosa que no sirve para lo que está destinada. Antiguamente se empleaba con frecuencia el cuero para fabricar bolsas, en las que se guardaba el dinero o viandas para el camino. Si la bolsa está vacía no sire para nada.

Más vale prevenir que curar

Más vale prevenir que curar es un refrán que nos enseña que es preferible adoptar con tiempo las medidas necesarias para evitar un mal que combatirlo después. La prudencia y la prevención son virtudes que el Refranero aconseja, frente a la precipitación y el descuido, que nada bueno nos pueden traer. Es mejor comer sano que después enfrentarte a la obesidad, es mejor no fumar que después luchar contra un cáncer de pulmón, es mejor atender en clase que después esforzarte para recuperar un suspenso… los ejemplos son innumerables.

Cuanto más primo más me arrimo

Cuanto más primo, más me arrimo, es refrán que nos advierte del aprovechado que, a favor de la familiaridad, abusa y saca tajada del prudente. También es frase que se dice al aprovechado para afearle su actitud. ¿Y por qué primo, y no hermano u otro grado de familiaridad? Pues porque supone un grado de parentesto próximo y a la vez lejano. Y por la acepción de primo como persona incauta que se deja engañar o explotar fácilmente, de donde viene la expresión hacer el primo.

Scroll To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies