Últimos artículos en Palabros

Quincunce: Disposición semejante a la figura de un cinco de dados, con cuatro puntos que forman rectángulo o cuadrado y otro punto en el centro. Se trata de una figura muy frecuente en la iconografía azteca. Ya me lo imagino… ¡me doblo al quincunce!… Y todos mirando con cara de decir ¡pero qué dice ahora éste!

También llamado colmenilla, se trata de un hongo comestible de sombrerete aovado, consistente y carnoso, tallo liso y cilíndrico, y color amarillento oscuro por encima y más claro por debajo. También se dice de la persona cobarde y pusilánime. Y también se llama así a la diarrea. ¿Y qué más se puede esperar de una palabra tan malsonante?

Se dice del último pájaro nacido en la pollada y, por extensión, del hijo último de una familia. También de una persona enclenque o raquítica, a la que se supone carente de fuerza para abandonar el hogar.

Colaboración de Juan Manuel Santos El especial palabro de hoy —es monovocálico— ha sido obtenido del Diccionario del español actual de Manuel Seco y otros. Ed. Aguilar. Moscóforo: Escultura de un hombre que lleva sobre los hombros un animal para el sacrificio. ¿Quién dice que no hay una palabra para cada cosa?

Un tiento es una utilización del sentido del tacto para tocar una cosa materialmente. Así, la expresión dar un tiento puede tener diferentes significados según a qué hagamos referencia: Dar un tiento (a alguien o a algo). Tentarlo o tocarlo. Tantearlo para actuar en consecuencia. Dar un tiento (a un recipiente de vino u otra bebida). Echar un trago. Dar un tiento (a algo que se gasta o consume). Hacer uso de ello de forma que sufra una gran merma. Tomar el tiento (a algo). Pulsarlo, examinarlo, tomarle el tranquillo, cogerle destreza. Aunque también es… Leer más →

Se llama lacónico a quien, como los antiguos laconios, es sumamente parco en palabras. Es sinónimo del lenguaje breve y conciso.  Laconia, también conocida como Lacedemonia, fue en la antigua Grecia una porción del Peloponeso cuya ciudad más importante fue Esparta. Los laconios o espartanos eran famosos por su dedicación casi exclusiva a la guerra, lo que les exigía una educación militar tremendamente estricta desde su infancia. Por ello se utiliza el adjetivo espartano con el significado de ‘estricto, muy duro, austero, sobrio, firme, severo’. Pero su educación no incluía las artes o la oratoria… Leer más →

Todos con un nexo en común: el culo. O mejor dicho, con el -culo. Jáculo: pequeña lanza arrojadiza, dardo. Súrculo: en botánica, vástago del que no han brotado otros. Edículo: es un edificio pequeño, un templete que sirve de tabernáculo. (¡anda!, otro culo) Tabernáculo: sagrario donde se guarda el Santísimo Sacramento.

Gurripato: persona pazguata, simple. Gurrufero: rocín feo y de malas mañas. Gurumino: ruín, desmedrado, mezquino. También cobarde, pusilánime. También chiquillo, niño pequeño, pequeñez, fruslería, cosa baladí. Y en sentido figurado se dice del hombre que tiene contemplación excesiva con la mujer propia. Gurruño: cosa arrugada y encogida. De gurruñar, ‘arrugar, encoger’. Así que si ahora leemos el texto siguiente, lo podremos entender todos. El gurripato, con la camisa como un gurruño, llevaba de las riendas a su gurrufero. Extasiado contemplaba a su esposa. ¡Menudo gurrumino!

¿Sabías por qué decimos ¡MANDA UEBOS! para expresar que se hace algo por obligación, porque no hay más remedio? Su uso es casi siempre exclamativo, un reniego para dejar claro que se hace algo a regañadientes aunque sea necesario hacerlo. Colaboración de Efraín Arturo Corte Que los huevos los ponen las gallinas es algo que cualquier niño sabe. Cuando crecen un poco, comprenden que las demás aves también los ponen, y en la adolescencia se enteran de que los huevos de las aves son el equivalente de los óvulos de las hembras de los mamíferos,… Leer más →

O bustrófedon. Es un término que se refiere a un tipo especial de escritura. Designa al tipo de escritura o al modo de escribir que consiste en redactar alternativamente un renglón de izquierda a derecha y el siguiente de derecha a izquierda, en zig-zag, como el movimiento de ciertas impresoras matriciales en las que el cabezal se mueve en direcciones opuestas alternativamente. Aparece en numerosas inscripciones arcaicas, entre ellas las griegas, sobre todo hasta mediados del siglo IV a. C., apareciendo posteriormente en latín. Supone un paso intermedio de la dirección semítica de derecha a… Leer más →

Scroll To Top