Últimos artículos en Palabros

aba: cuidado (interjección en desuso) ababa: amapola ababol: persona distraída, simple, abobada (utilizado en Aragón y en algunas comunidades rurales de Navarra). También significa ‘amapola’.

No, no se trata de tranquilo y tranquilizar, sino de tranquil y tranquilar. Tranquil es, en arquitectura, una línea vertical. Y tranquilar es señalar con dos rayas cada una de las partidas de cargo y data de un libro de comercio, hasta donde iguala la cuenta. Una acción que posiblemente hayamos hecho más de una vez, y con seguridad aquellos que hayan cursado estudios de contabilidad o comercio.

Un nuevo palabro monovocálico. Un tolondro o tolondrón es un bulto o chichón que se levanta en alguna parte del cuerpo, especialmente en la cabeza de resutas de un golpe. También —y como adjetivo— significa ‘aturdido, desatinado, tonto’, sin duda a resultas de ese golpe en la cabeza a que hacíamos referencia. Se usa en unos modismos ciertamente ya en desuso como a topa tolondro, que significa ‘sin reflexión, reparo o advertencia’, y a tolondrones, es decir, ‘con interrupción o a retazos’. Pero, sin duda, nos sonarán más cercanos un par de derivados: Atolondrado: Que… Leer más →

Colaboración de Juan Manuel Santos Ahí va otro palabro monovocálico: Gonzo. Adj. m. 1 De una secta que promueve la circulación del libre pensamiento por las redes informáticas, frente a las limitaciones e intereses de los medios de comunicación de masas. Nuevo diccionario de voces de uso actual. Manuel Alvar Ezquerra. Ed. Arco Libros, S.L. Madrid 2003 2 Persona que tiene la mente peor que un loco. Así la definió su descubridor, el periodista norteamericano Hunter S. Thompson, que dijo que la utilizaba un amigo suyo que siempre estaba pasadísimo. No está claro el origen… Leer más →

Se dice de quien es de genio destemplado y violento. En la medicina medieval, Galeno distinguía cuatro humores o líquidos en el cuerpo humano que se correspondían con cuatro temperamentos: Si predominaba la sangre, el temperamento resultante era el sanguíneo. Con reacciones rápidas y enérgicas. Si predominaba la flema, el temperamento resultante era el flemático. Con un comportamiento pausado y tranquilo. Si predominaba la bilis amarilla (kholé en griego), el temperamento era el bilioso. Con un comportamiento iracundo y colérico Si predominaba la atrabilis o bilis negra (melan kholé en griego), el temperamento resultante era… Leer más →

Colaboración de Zenitram No nos confundamos. Tres nuevos palabros que solamente se diferencian en una letra y, an algún caso, también en la tilde. éctasis: licencia poética que consiste en alargar la sílaba breve para la cabal medida del verso. También dilatación (de una vena, por ejemplo). estasis: estancamiento de sangre o de otro líquido en alguna parte del cuerpo. éxtasis: estado del alma enteramente embargada por un sentimiento de admiración, alegría o contemplación mística.

Zurupeto es el nombre que recibe el intruso en la profesión notarial. También se dice coloquialmente del corredor de bolsa no matriculado. Un término feo para un feo asunto. El intrusismo profesional puede constituir delito.

Se dice perieco de un morador del globo terrestre con relación a otro que ocupa un punto del mismo paralelo que el primero y diametralmente opuesto a él, es decir, a 180º sobre la circunferencia del paralelo, sobre el mismo hemisferio. Por ejemplo una persona situada a 30º de la latitud norte y a 120º de longitud oeste y otra persona situada a 30º de latitud norte y a 60º de longitud este serían periecos. Notar que no es lo mismo que antípoda, que se dice de cualquier habitante del globo terrestre con respecto a… Leer más →

Dice el DRAE: almofrej m 1. Funda, de jerga o vaqueta por fuera, y por dentro de anjeo u otro lienzo basto, en que se llevaba la cama de camino. Del ár. hisp. almafráš Esta extraña palabra —de las pocas que la lengua española ha consentido que acabe en j— designa a la bolsa o funda donde se transporta el colchón de viaje. Procede de la voz árabe mafrás, ‘extender en el suelo’.

Quincunce: Disposición semejante a la figura de un cinco de dados, con cuatro puntos que forman rectángulo o cuadrado y otro punto en el centro. Se trata de una figura muy frecuente en la iconografía azteca. Ya me lo imagino… ¡me doblo al quincunce!… Y todos mirando con cara de decir ¡pero qué dice ahora éste!

Scroll To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies