Últimos artículos en Origen de palabras

Sirena

¿Sabías por qué llamamos SIRENA al aparato o mecanismo que emite un sonido audible a mucha distancia, y que se hace sonar como aviso? El término alude a las ninfas marinas con busto de mujer y cuerpo de pez o de ave, que atraían a los navegantes más incautos con la dulzura de su canto hasta lugares peligrosos, en los que los hacían naufragar para poder así devorarlos.

Dédalo

¿Sabías por qué llamamos DÉDALO a un laberinto? También a una cosa confusa y enredada. Hace alusión a Dédalo, personaje de la mitología clásica a quien el rey Minos le encomendó la construcción del célebre laberinto de Creta para esconder en él al Minotauro, vergonzoso fruto de la unión de su esposa Parsifae con un toro divino.

Cancerbero

¿Sabías por qué llamamos CANCERBERO al portero de un equipo de fútbol? También al portero o guarda severo o de bruscos modales. El can Carbero, una bestia de tres cabezas, era el encargado de custodiar las puertas del inframundo de la mitología griega, el Hades. Por extensión, el término se ha aplicado al deporte al guardián de la portería.

Charlie

¿Sabías por qué los soldados norteamericanos en Vietnam llamaban CHARLIE a enemigo? Este apelativo usado coloquialmente por los soldados se debe a una serie de coincidencias fonéticas. El gobierno de Vietnam del Sur se refería a los insurgentes de su territorio, el Frente Nacional de Liberación de Vietman, como Viet Cong, que en vietnamita significa ‘guerra de Vietnam’. Los estadounidenses redujeron esta denominación a sus iniciales V.C. y estas letras se trasladaron a su alfabeto radiofónico militar como Victor y Charlie, respectivamente. Posteriormente se simplificó al conocido Charlie.

Atlas

¿Sabías por qué llamamos ATLAS a la colección de mapas celestes, geográficos o históricos publicados en un único volumen? Hace referencia al titán Atlas, personaje de la mitología grecolatina. Tras la victoria de los Olímpicos frente a los Titanes, Zeus condenó al gigante Atlas a cargar la bóveda celeste sobre sus espaldas. Y por ese motivo solía dibujársele en la portada de las colecciones de mapas, que acabaron tomando su nombre.

Ser un cantamañanas

¿Sabías por qué SER UN CANTAMAÑANAS es ser una persona informal, fantasiosa, irresponsable y que no merece crédito? Se tilda así a la persona que afirma hacer algo que no cumple, que da largas a los asuntos que no acaba nunca de materializar faltando a sus compromisos. Su origen hay que buscarlo en el llamado Siglo de oro (que abarca desde el siglo XVI al XVII), cuando se popularizó el uso del término mañana para significar que no se estaba de acuerdo con lo dicho o con lo que se le encargaba a uno hacer…. Leer más →

Brisca

¿Sabías por qué llamamos BRISCA a cierto juego de naipes? Juego de naipes con la baraja española en la que cada jugador recibe una mano de tres cartas y se descubre una que marca el palo de triunfo. Toma el nombre de Briscanville, apellido del comerciante francés que creó el juego.

Sandía

¿Sabías por qué llamamos SANDÍA a cierta fruta? Una fruta grande de color verde con una pulpa rojiza, aguanosa, refrescante y dulce. Su nombre proviene del árabe sindiyya, ‘de la provincia de Sind’, en el sur de Pakistán, que es el lugar del que procede.

Ladrón

¿Sabías por qué llamamos LADRÓN al que hurta o roba? Proviene del latín latro, latronis, con el significado de ‘bandido, salteador de caminos’. Los mercenarios que formaban parte de la escolta de los emperadores de Roma recibían tal nombre, que significaba originalmente ‘servidor del ejército’. Al desmoronarse el Imperio romano, la paga de los latronis empezó a retrasarse hasta que dejó de llegar. Estos hombres, armados y sin dinero, se convirtieron en bandidos.

Sincero

¿Sabías por qué llamamos SINCERO al que se comporta con sencillez, veracidad y sin fingimiento? El origen del término se encuentra en su segunda acepción, ya en desuso: ‘puro, libre de mezcla.’ Proviene del latín sincerus, término propio de la apicultura, formado a partir de sine cera ‘sin cera, que no contiene cera’ para referirse a la miel pura y sin mezcla. Más tarde se aplicó a otras sustancias por analogía y, posteriormente, a decir la verdad.

Scroll To Top