Últimos artículos en Curiosidades lingüísticas

Signos de apertura

¿Sabías por qué el castellano tiene signos de apertura para la interrogación y la exclamación? Idiomas como el catalán, el francés, el inglés, entre otros, carecen de ellos y se bastan con el signo de cierre. Pero estos idiomas emplean otros recursos sintácticos y morfológicos especiales que indican desde el inicio de la pregunta o exclamación que ésta debe entonarse como tal. Los Do you know?, What time is it?, del inglés son unos ejemplos, con su inversión sujeto-verbo. Los Est-ce que, Qu’est-ce que, del francés son otros ejemplos. El castellano tiene una total libertad sintáctica para la interrogación… Leer más →

Norma fácil de acentuación en castellano

Ciertamente pueden parecer un poco embrolladas las normas de acentuación de la lengua castellana. Hay quienes nunca llegan a aplicarlas correctamente porque nunca llegaron a memorizarlas correctamente. Y ahí radica precisamente su problema: en la memorización. Es mucho más fácil el aprendizaje cuando se comprende el porqué, cuando se ve la lógica del asunto. El idioma castellano tiende a la simplificación, al mínimo esfuerzo para un máximo rendimiento, a una perfecta concordancia entre sonido y grafía. Y en esta filosofía encaja el sistema de acentuación, que tiene una función utilísima: saber cómo se pronuncia exactamente… Leer más →

Lenguaje ambiguo

Para la total comprensión de esta entrada es necesaria la confección de tu carta astral. Para obtenerla, sitúa el cursor en este punto (*) y teclea tu fecha de nacimiento con seis dígitos (DDMMAA). No te extrañe que no aparezcan escritos, ya que eso es lo correcto. Ahora sitúa el cursor al final de este párrafo, pulsa el botón izquierdo del ratón y, sin soltarlo, arrastra el puntero hasta el final del texto que aparecerá. Tu carta astral Algunas veces eres extrovertido, afable y sociable mientras otras veces eres introvertido, cauto y reservado. Has descubierto… Leer más →

Leer de memoria (4)

Durante el proceso lector se desarrollan unos mecanismos automáticos que permiten aumentar la velocidad lectora. Y estos automatismos pueden llevarnos a equívoco. Como en el caso de la imagen. Creemos saber de sobra lo que pone y ya no leemos con atención.

Pleonasmo (3)

Es el empleo de palabras innecesarias que no añaden nada al mensaje y que se usan para enfatizar una idea. LLegan a formar locuciones o combinaciones de muy frecuente uso, en el que el significado del segundo término ya está expresado por el primero. Así, es bastante común la unión de sustantivo y adjetivo, en la que el determinante califica al nombre con una cualidad inherente a su propia naturaleza. Algunos ejemplos son: arsenal de armas doblar a muerto erario público acceso de entrada deambular sin rumbo macedonia de frutas crespón negro completamente abarrotado aterido… Leer más →

Un ambigrama es una palabra escrita de manera que, al ser invertida por medio de un giro o una reflexión, permanece inalterada o revela una nueva palabra. El siguiente es un caso especial. La inversión, consistente en un giro de 180º, nos ofrece la misma palabra, pero en idiomas diferentes.     ¡Qué buena idea para un collar o una pulsera!

Palabras que contienen las cinco vocales sin repetición. Para que le hagan compañía a la tan socorrida murciélago. Abdiquemos, aburriendo, adulterio, aguileño, alucinemos, bielorrusa, blanquecino, buscapleitos, cincuentavo, columpiarse, compusieran, comunicante, concienzuda, confluencia, conquistable, contundencia, cuadernillo, cuartelillo, curanderismo, degustación , denunciado, descuidado, disfrutaremos, dominguera, duodécima, ecuación, emulsionar, entusiamo, escuálido, escupitajo, esquiador, esquinazo, feudalismo, funerario, gubernativo, guineano, hipotebusa, humilladero, interurbano, irresoluta, jerárquico, laurentino, leguminosa, lloriquear, maniqueo, manutención, mosquitera, neumático, neumonía, neurálgico, numeración, ocurrencia, opulencia, paupérrimo, peliagudo, perjudicado, persuasivo, porqueriza, pulverización, quebradizo, reconquista, refugiado, republicano, simultáneo, subdirectora, superación, superlativo, supersónica, taquillero, ulceración, unipersonal, vaquerizo, volumetría, vulneración.

Las parejas especulares son muy útiles a la hora de confeccionar palíndromos (frases que se leen igual de izquierda a derecha como de derecha a izquierda) y no son más que una palabra que tiene significado diferente dependiendo del sentido de lectura. Veamos unos ejemplos: adula-aluda, aires-seria, asir-risa, atlas-salta, azar-raza, dual-laúd, laicos-social, lavo-oval, oídos-sodio, lava-aval, ataca-acata, arroz-zorra, amor-roma, raro-orar, ante-etna, educa-acude, atar-rata, educas-sacude, dama-amad… Un sencillo ejemplo de palíndromo con la última pareja especular sería: amad a la dama.

Un bifronte es una palabra o frase que permite los dos sentidos de lectura, aunque no tiene por qué decir lo mismo. Por ejemplo son bifrontes: “Roma” que da en lectura invertida “Amor”, “La mina de sal” que da “La sed animal”, “Será lodo lo sacas” que da “Saca sólo dólares”, “Amad a la dama, a la mala dama” que da “Amad a la mala, amad a la dama”. Técnicamente es un anagrama con la característica especial de que es el único que tiene las letras en sentido inverso. No hay que confundirlo con el… Leer más →

Un ambigrama es una palabra escrita de manera que, al ser invertida por medio de un giro o una reflexión, permanece inalterada o revela una nueva palabra. En la imagen un curioso felpudo para colocar frente a la puerta de casa. Recibe a los visitantes con un come in, ‘pase’ y los despide con un go away, ‘vete’.

Scroll To Top