Diminutivitos (4)

diminuto

El de los diminutivitos es un juego para jugar a viva voz, sin necesidad de lápiz y papel. Esto lo hace especialmente indicado para amenizar los viajes en coche.

El juego consiste en plantear y resolver frases que reúnan una palabra y su falso diminutivo. Siendo un falso diminutivo una palabra que lo parece por su terminación, pero que en realidad pertenece a otro campo semántico.

Unos ejemplos aclararán las cosas:

El insectito se baña en aguas calientes.
Huele muy mal el pasadorcillo de la puerta.

En la primera frase hemos de hallar un insecto cuyo nombre parece un diminutivo de la siguiente parte de la oración. La respuesta es la pareja terma/termita: el insecto es la termita y las aguas calientes una terma. Nótese que el sufijo -ito nos indica la terminación del falso diminutivo y que el insecto es el diminutivo y no el baño de agua caliente.

En la segunda frase hemos de hallar un objeto parte de una puerta que parece un diminutivo de algo que huele mal. Y la respuesta es la pareja peste/pestillo: lo que huele mal hace peste y el pasador es el pestillo. Nótese que el sufijo -illo ha de indicar la terminación del falso diminutivo.

Claro que a veces no es posible indicar el término diminutivo con un sufijo, como en el siguiente caso:

La primera mujer me rehuye.

Cuya solución es el par Eva/evita.

Jugando se comprueba que es tan divertido resolver las frases-enigma como crearlas para que las resuelvan otros.

A continuación unos diminutivitos:

  • Llevo mi compra del súper en un aparato del mismo color que la partecilla carnosa de tu cara.
  • Así se llama coloquialmente al dinero y así a la porcioncilla sólida de medicina.
  • Cuando aprietas el lazo de la corbata las junturillas exteriores de tus dedos son muy visibles.
  • Si das el paso largo repetidas veces, al final irás cogiendo el habitillo necesario para que te cueste menos esfuerzo.
  • No tengas ninguna duda o recelo moral por agitar un cascabel para que suene al moverse el granillo de metal del interior.
  • Un buey manso que sirve de guía coceó a un mozo y tuvo que llevar el brazo inmovilizado con una bandilla varios meses.
  • El jinete apoyaba el pie en él mientras tarareaba la estrofilla repetitiva de una canción.
  • Nuestro satélite se reflejaba en el cristalete posterior del coche.
  • A Francisco no le gusta ir de acompañantete en la moto.

 

Las soluciones en la página siguiente

Aquí están las soluciones:

carro/carrillo, pasta/pastilla, nudo/nudillos, tranco/tranquillo, escrúpulo/escrupulillo, cabestro/cabestrillo, estribo/estribillo, luna/luneta, Paco/paquete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés