Chistes (59)

riendo

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos. O no.

—¿Hay algún doctor en la sala?
—Yo.
—Mi amigo se muere, doctor.
—Uno menos.
—Pero… ¿qué clase de doctor es usted?
—Doctor en matemáticas.

—Soy un tipo saludable, ¿sabes?
—¿Comes sano y eso?
—No, que la gente me saluda.

—¡Velas! ¿Qué celebramos?
—Que nos han cortado la luz.

—A mí me gustaría vivir en una isla desierta.
—A mí también.
—Ya empezamos.

En la farmacia:
—¿Tiene pastillas para la flojera?
—Sí.
—¿Me pone una en la boca, por favor?

—¿Estás seguro de que la bebida es la respuesta a todo?
—Bebida.

—Por lo visto mi novia me ha dejado por tacaño.
—¿Pero tú has hablado con ella?
–De momento no. Le he echo una llamada perdida, pero no me la ha devuelto.

—¿Nombre?
—David.
—¿Tavid?
—No, David con «D» de Dinamarca.
—Bienvenido, David, conde de Dinamarca.

—¿A qué te dedicas?
—Soy deportista de alto rendimiento.
—¿En serio?
—Sí, me rindo fácilmente.

—¿Cuál ha sido el veredicto?
—Pues me han dicho que 3 años de cárcel o 100.000 euros.
—No seas tonto y coge el dinero.

—¿Y cómo estoy doctor?
—Habrá que hacerle una placa.
—¡Déjese de homenajes y céntrese en el diagnóstico!

1 comentario

  1. Muy buenos, ¡gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés