Venir con pamplinas

flor

¿Sabías por qué VENIR CON PAMPLINAS es utilizar excusas pueriles, argumentos vacíos o explicaciones tontas?

Cuando alguien da explicaciones que no son más que una sarta de tonterías se le responde: ¡pamplinas!

También se dice No me vengas con pamplinas o Déjate de pamplinas para dar a entender a una persona que las excusas o explicaciones que nos ofrece no cuelan, que se califica todo lo que se está oyendo de bobadas.

Y si una persona se comporta de tal manera que lo que dice o lo que hace parecen tonterías a ojos de los demás, se le acusa de Ser un pamplinas.

Todas estas expresiones tienen su origen en la pamplina, una planta silvestre de doce a catorce centímetros de altura, con hojas pequeñas y aovadas y flores blancas que abunda en los parajes húmedos y medra en los cultivos.

La poca entidad, presencia y utilidad de la planta, que solamente sirve para alimentar a los pájaros hizo que se utilizara el término para referirse coloquialmente a un dicho o cosa de poca entidad, fundamento o utilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *