A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga

cielo

A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga, es un refrán que muestra el desdén por los problemas ajenos. El que lo formula da a entender que se desentiende de lo que ocurre a otro al considerar que no le atañe, que no es de su incumbencia.

Cada cual es responsable de sus actos y ha de asumir las responsabilidades que de ellos se deriven, por ello es lícito que los demás se desentiendan de sus problemas. Aunque, eso sí, no está de más añadir unos buenos deseos de que los males sean pocos o leves, por lo que se requiere la intervención del santo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *