Enteradillos, sabelotodos y marisabidillos

enteradillo

Sí, esos que presumen de saber más que los demás de lo que sea o de entender de cualquier cosa mucho más que cualquiera. Esos sabiondos que se pasan de listos y que presumen de sabios sin serlo. Esos engreídos que hacen inoportuno y vano alarde de una erudición que no poseen.

A esos hace tiempo que los tenemos retratados con hirientes expresiones.

Marinero de agua dulce, e incluso marinero de secano, con el que calificar al que alardea de sabiduría puramente teórica sin ningún tipo de experiencia que avale tal conocimiento. ¿Qué puede saber sobre las artes marineras un marino que no ha visto el mar o que no ha abandonado tierra firme?

Abogado de secano se dice también del que habla y habla con lenguaje ampuloso como el de un abogado pero con palabrería vacía y sin conocimiento. Del que habla con suficiencia de cosas que no entiende.

También se les ha llamado maestro Ciruela, por aquella expresión de Maestro Ciruela, que no sabía leer y puso escuela y por hablar sentando cátedra de temas que no entiende.

Estratega de café se aplica al que alardea de conocimientos bélicos con sus tertulianos, sin ninguna experiencia de campo. Y por extensión, al que habla con suficiencia de cualquier tema del que no tiene conocimientos previos.

Erudito a la violeta, el que aparenta saber de todo pero que nada sabe en profundidad.

Todos ellos pedantes, listillos y resabidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *