Autoantónimos (3)

autoantónimos

La enantiosemia es un tipo especial de polisemia en el que una palabra tiene dos significados opuestos. Estos términos reciben también el nombre de autoantónimos.

En general encontramos el origen de la enantiosemia en el uso continuado de la ironía y de la antífrasis, que es una figura retórica de pensamiento que consiste en afirmar lo contrario de lo que se quiere decir. Por ello llega a asentarse en la lengua un significado contrario al original y, en algunos casos, este nuevo significado llega a desplazar al original en el uso habitual.

Son pocos los casos en los que el término puede caer en la ambigüedad, ya que el contexto o la entonación nos aclaran el significado.

Algunos ejemplos son:

-a puñados
Se trata de una locución adverbial que significa, según la primera acepción, larga y abundantemente, cuando debe ser con escasez y cortedad. Y, según su segunda acepción, escasa y cortamente, cuando debe ser con abundancia y largueza.

-asqueroso
Se aplica tanto a aquello que causa asco como a aquél que es propenso a sentir ese asco.

-distender
Según la primera acepción del DRAE significa aflojar, relajar o disminuir la tensión de algo. Y según la segunda acepción significa causar una tensión violenta en un tejido, una membrana, etc.

-encajar
Significa tanto dar un golpe como recibirlo sin gran quebranto o menoscabo.

-espolvorear
Significa esparcir sobre algo otra cosa hecha polvo. Aunque también quitar ese polvo.

-gracioso
Aplicado a personas es tanto chistoso, agudo, lleno de donaire como molesto o sin gracia. Claro que el DRAE señala que esta última acepción es en sentido irónico.

-nictálope
Según la primera acepción se dice de una persona o animal que ve mejor de noche que de día. Según la segunda acepción se dice de una persona que tiene dificultad para ver de noche.

-oler
Según la primera acepción se trata de percibir los olores y según la quinta exhalarlos.

-popar
Según la primera acepción es una acción que consiste en despreciar o tener en poco a alguien. Y según la segunda acepción consiste en halagar o acariciar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés