Cuentos sin fin (2)

cuentos

Existe un tipo de cuentos que, jugando con las palabras, dan con una construcción recursiva que promete un relato sin fin.

En realidad son una especie de «contracuentos», pues no cuentan nada ni pretenden entretener al oyente; más bien frustrarlo y agotarlo.

A continuación unos ejemplos:

Esta era una hormiguita
que de un hormiguero
salió calladita
y se metió a un granero;
se robó un triguito
y arrancó ligero.
Salió otra hormiguita
del mismo hormiguero
y muy calladita
se metió al granero;
se robó un triguito
y arrancó ligero.
Y salió otra hormiguita…

Una vez había un rey
que tenía tres hijas,
las metió en tres botijas
y las tapó con pez.
¿Quieres que te lo cuente otra vez?

-¿Quieres que te cuente el cuento del haba que nunca se acaba?
-Sí.
-Pero si yo no te digo eso, sino que si quieres que te cuente…

Este era un gato
con las orejas de trapo,
y la barriga al revés.
¿Quieres que te lo cuente otra vez?
Pues este era un gato…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés