Bebido el vino perdido el tino

Bebido el vino, perdido el tino es un refrán que nos recuerda el peligro que encierra el abuso del alcohol.

El consumo excesivo enturbia la mente y merma los reflejos, ocasionando un comportamiento inadecuado. En estado de ebriedad es común balbucir tonterías y/o comportarse de manera inconveniente.

No obstante, el Refranero aboga por un consumo responsable, tal como atestigua el refrán: Beber con medida alarga la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *