Pensamientos (2)

hombre pensando

El pensamiento es libre y, como tal, hay quien lo emplea en banalidades —muchas de ellas relacionadas con “sacarle punta” al lenguaje— como las que se citan a continuación:

¿Por qué cuando llueve encogemos los hombros? ¿Acaso nos mojamos menos?

Los masoquistas… ¿quieren ir al Cielo o al Infierno?

¿Por qué si Hacienda somos todos no nos ponemos de acuerdo para no hacer la declaración?

Cuando un albino encanece… ¿se le oscurece el pelo?

¿Por qué cuando abrimos una caja de medicamentos siempre lo hacemos por el lado en que está el prospecto doblado?

¿De qué color es un camaleón mirándose en un espejo?

¿Por qué seguimos intentando sacar el correo por la ranura del buzón si sabemos que lo único que conseguimos es pelarnos los nudillos?

Los vegetarianos… ¿pueden comer galletas con forma de animalitos?

¿Por qué en las películas de miedo siempre aparece una puerta cerrada de la que sale mucha luz por las rendijas? ¿Qué hacen los espíritus ahí detrás, fotocopias?

Si un jersey de lana encoge al lavarlo… ¿por qué no encogen las ovejas cuando llueve?

¿Cómo puedo saber cuántas vidas le quedan a mi gato?

¿Por qué hay gente que despierta a otros solo para preguntar si estaban durmiendo?

¿Por qué todo fumador alguna vez se ha equivocado y ha encendido un cigarro al revés? ¿es un trámite por el que hay que pasar?

¿Por qué cuando nos llaman al móvil nos ponemos a andar de un lado a otro?

¿Por qué cuando estamos buscando aparcamiento bajamos el volumen de la radio? ¿para ver mejor?

¿Por qué abrimos la boca cada vez que miramos al techo?

¿Por qué las madres, cuando quitas lo pocho de un plátano, siempre dicen: «Si lo madurito es lo mejor»? Si fuera lo mejor, dejarían que los plátanos se pudrieran antes de venderlos, ¿no?

2 comentarios

  1. Otro título para esto: «Preguntas irresolubles»

  2. a newton181
    Un buen título.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *