Chistes (49)

riendo

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos. O no.

-Doctor, ¿cómo está mi marido?
-Lo hemos perdido.
-No diga tonterías, si le veo los pies por debajo de la sábana.

-Quieto tener un hijo tuyo.
-Tengo tres. Quédate al pequeño.

En la comisaría.
-Describa al hombre que intentó asesinarle mientras dormía.
-Torpe.

–¿Para qué es este medicamento homeopático?
–¿Para qué te gustaría que fuese?

-¿Qué tal me ha ido el examen de levitación?
-Está suspendido. Felicidades.

-Podríamos tener otro hijo.
-Sí, a mí tampoco me gusta el que tenemos.

-¿Velas? ¿qué celebramos?
-Que nos han cortado la luz.

-Lamento decirle que su marido ha muerto.
-Dígame, doctor… ¿ha sufrido?
-No, a mí estas cosas ya no me afectan.

-¿Y vendes el piso?
-Alquilo.
-¿Y cuanto pesa?

-Me da la impresión de que tu y yo nos entenderemos muy bien
-¿Qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *