A lo hecho, pecho

preso en la cárcel

A lo hecho pecho, es un conocidísimo refrán que nos indica que cuando algo malo ha ocurrido como consecuencia de nuestros actos, no queda otro remedio que afrontar las consecuencias.

Cuando un asunto no se resuelve como se esperaba, ya sea porque se tomó una decisión errónea, porque el resultado de una acción fue diferente al esperado o por cualquier resultado adverso causado por uno mismo, no debe uno esconderse ni escabullirse, se debe aceptar el error y su asumir la responsabilidad.

También aconseja tener fortaleza y entereza para arrastrar las consecuencias de una desgracia o de un error cometido que ya son irremediables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *