Hoy presentamos: zangolotear, zangolotino

niño que no para quietoniño que no para quieto

Ambos términos hacen referencia al movimiento.

Así zangolotear es mover continua y violentamente algo, como cuando aventamos un fuego, nos abanicamos con ganas o sacudimos el polvo de una alfombra.

Aunque también se puede aplicar a una persona, y entonces hace referencia a que dicha persona se mueve de una parte a otra sin concierto ni propósito, como un padre en ciernes vagando nervioso por la sala de espera de un paritorio o un opositor angustiado en los momentos previos al examen.

Y si ese movimiento de zangoloteo no es esporádico sino inherente a la persona, la podem0s calificar de zangolotino.

Al respecto nos dice el DRAE: Dicho de una persona joven, aniñada o infantil en su comportamiento y en su mentalidad.

Por aquello de que los niños no paran quietos y van de un lado a otro realizando actividades diversas sin aparente orden ni concierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *