Calambur (6)

Un calambur es un fenómeno de falsa separación de las unidades léxicas de la cadena fónica, que produce un equívoco en la transmisión del contenido.

Para entendernos, se produce cuando las sílabas de una o más palabras, agrupadas de otra manera, nos ofrecen un significado diferente, contradictorio o cómico.

También se les llama frases dobles, en el sentido de que se trata de frases que tienen un doble significado según la diferente segmentación de las letras que las componen, que son las mismas en ambos casos.

Una aplicación frecuente es presentarlos como una adivinanza. Aclaremos las cosas viendo unos ejemplos:

¿Os lo creeréis si os lo digo que ésta es su capital? Pero no es ésta, os lo digo, sino ruega y lo sabrás. (Oslo y Noruega)

Redondo, redondo, fila por fila; quien sepa leer, mi nombre escriba. (La criba)

Yo, yo me subo, yo, yo me bajo; si lo adivinas eres muy majo. (El yoyó)

“Sí mona, así te quiero”, un galán aseguraba y a su dama así le daba, astuto, su nombre entero. (Simona)

¡Escapa, escapa! que esto que te digo, aunque no te obligo, te abriga y te tapa. (La capa)

Míralo del derecho y del revés, viene y va; va y viene. Si taba no es. ¿Qué será? (El tábano)

Yo tengo un ángulo recto y tres lados que me abarcan. Aunque no quieras creerlo, mi nombre completo es cuadra. (La escuadra)

Esto que estoy diciendo, es lo que yo te pregunto y serás un gran borrico si no lo dices al punto. (El estoque)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *