Eufemismos y lenguaje políticamente correcto (6)

Un eufemismo es una palabra o frase que expresa con suavidad o decoro ideas cuya franca expresión se considera malsonante.

Y ese afán de corrección alcanza todos los campos, eso sí, con mayor o menor fortuna, pues algunos de los eufemismos rozan lo irrisorio. Como llamar sobresueldo a un soborno.

Veamos a continuación unos ejemplos de eufemismos obviamente exagerados. Vamos dando ideas. ¡Quién sabe si algún día pasarán a ser utilizados!

Veamos:

Amante: suplente sexual
Cadáver: persona desactivada
Calvo: desventajado capilar
Cementerio: barrio del recuerdo
Deshonesto: desorientado ético
Enfermo: consumidor de cuidados para la salud
Feo: deficiente estético
Gordo: de tórax caído
Hipócrita: no franco
Idiota: persona con facultades cognitivas comprometidas
Loco: diferente mental
Morosidad: prórroga unilateral en los plazos de devolución
Muerte: interrupción del proceso vital
Orinar: exprimir el riñón
Pedo: turbulencia corporal
Pobreza: privación económica
Prostitución: trabajos especiales
Robo: compra alternativa
Vejez: segunda juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés