Quien mal anda, mal acaba

Mal acaba quien mal anda, más comunmente formulado como quien mal anda, mal acaba, es un conocido refrán que aconseja sobre la manera de comportarse en la vida. Advierte que una conducta desordenada, licenciosa y disoluta aboca en un final desastrado.

Por ello aconseja seguir los caminos de la honradez y la templanza, con un comportamiento recto y digno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*