Chistes (46)

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos. O no.

—¿Se quedará a dormir?
—Sí.
—Quizá debería saber que la casa está encantada.
—Ah. Pues dígale que a mí también me hace ilusión quedarme.

—¿Estoy hablando con el Hospital infantil?
—Ti. ¿Qué le lele?

—¡Qué cabezona eres María!
—Rosa.
—Y dale.

—¿Te gusta mi disfraz de camaleón?
—¡¿QUIÉN HA DICHO ESO?!

En una cita a ciegas.
—Eres tal y como había imaginado que serías.
—Gracias.
—Gracias, dice.

—¿Cómo habéis llamado al niño?
—Elengendro.
—Será Alejandro.
—Tú no le has visto.

—¿Y tú cómo te ganas la vida?
—¿Ganar? Yo pensaba que iba perdiendo.

—Acabe la frase: Mens sana…
—Culito de rana.
—¿Y seguro que usted está aquí por el puesto de profesor de latín?
—Por supuestum.

—Te concedo 3 deseos.
—Quiero un mechero que no se gaste.
—Concedido.
—Quiero otro.
—¿Otro?
—Es que lo he perdido.
—Concedido. Último deseo.
—No te lo vas a creer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés