A las diez, en la cama estés

Aunque se suele usar esta versión reducida, el refrán completo sería: A las diez, en la cama estés; si puede ser antes, mejor que después.

Y existen otras versiones como A las diez, deja la calle para quien es; A las diez deja la casa do estés. Si en la tuya estás, te acostarás.

El Refranero nos aconseja acostarse temprano. Y si estamos en otra casa regresar pronto a la propia para cumplir con el consejo.

Y esto es así porque antaño, en las áreas rurales, los entretenimientos nocturnos eran escasos y las labores del campo exigían madrugar. Así que se aceptaba como término del día el final de la luz solar, especialmente porque la luz artificial suponía un gasto extra y el descanso era realmente necesario para levantarse el día siguiente al alba y reanudar las tareas.

Así se debe dejar la vida nocturna para aquellos que no tienen tales obligaciones, normalmente gente sin oficio ni beneficio.

Así que el acostarse pronto tenía razones laborales, médicas, económicas y morales.

Existen otros refranes con significado similar: El hombre honrado a las diez acostado; La gente que bien lo pasa, al anochecer en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*