Enigmas (13)

EL VEREDICTO

 

En los EE.UU., un hombre estaba siendo juzgado por asesinato. Había muchas evidencias sobre su culpabilidad, pero el cadáver no aparecía.

Casi al final de su alegato, el abogado defensor, para evitar que su cliente fuera condenado, manifestó: “Señoras y señores del jurado, señor juez, tengo una sorpresa para todos”, dijo y mirando su reloj agregó. “Dentro de dos minutos, la persona que aquí se presume asesinada, entrará en la sala de este tribunal”.
Y miró hacia la puerta.

Los jurados, sorprendidos, se quedaron mirando hacia la puerta con ansia. Transcurrieron dos largos minutos y nada sucedió. El abogado finalizó diciendo: “Todos miraron hacia la puerta. Por lo tanto, queda claro que todos tienen dudas en este caso. Por eso insisto para que ustedes consideren a mi cliente inocente, por esa duda razonable'”.

Los jurados se retiraron para la decisión final.

Algunos minutos después, al regresar, pronunciaron su veredicto logrado por unanimidad: ¡Culpable!

 

 

¿Cómo es posible que le condenaran sin ninguna duda?

Las soluciones en la página siguiente

Aquí están las soluciones:
(para revelar la tinta invisible sitúa el cursor tras los puntos suspensivos, pulsa el botón izquierdo del ratón y, sin soltarlo, arrastra el puntero hasta el final del texto)

Solución…
Y el juez aclaró: “Sí, todos miramos hacia la puerta, menos su cliente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés