Quien todo lo quiere, todo lo pierde

Con quien todo lo quiere, todo lo pierde, el Refranero nos advierte que un exceso de codicia es perjudicial. ¿Para qué sirve ese afán desordenado de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas? ¿Qué beneficio se saca de guardar y guardar?

Al final la avaricia nos acabará llevando a la ruina. Tener más de necesario puede acarrearnos serios disgustos.

Otros refranes alusivos al tema son. Corazón codicioso, no tiene reposo, Quien más tiene más quiere, La avaricia rompe el saco
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*