Chistes (43)

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos. O no.

–No sé si conseguiré enamorar a esa chica…
–¿Tienes vacas y ovejas?
–Sí.
–Pues ya tienes mucho ganado.

–¿Cómo se llama este músculo?
–Trapecio.
–Yo a ti también te aprecio, pero ¿cómo se llama este músculo?

–¿Sabes que el mes pasado contraí matrimonio?
–Contraje.
–¡Pues claro que con traje, no voy a ir en chándal!

–Buenos días, cabrona ramera.
–¡Por última vez, me llamo Ramona Cabrera, disléxico de mierda!
–¡A mí no me tigre!

En el restaurante
–¿Vino de la casa, señor?
–¿Y a usted qué le importa de dónde vengo?

-¿Tiene usted móvil?
-No.
-¿Fijo?
-Segurísimo.

-Comisario, tenemos un pastor asesinado.
-¿Testigos?
-Sus ovejas.
-Pues… vaya llamando a balística.
-¡No me joda que tenemos traductores!

-¿A qué te dedicas?
-Soy deportista de alto rendimiento.
-¿En serio?
-Sí, me rindo enseguida

-Mamá, ¿qué es un trío?
-Cuando 3 personas mantienen relaciones sexuales entre ellas a la vez.
-¿Y una escalera de color?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés