Por abril aguas mil

Por abril aguas mil es un refrán que tiene su origen en el ámbito agrícola y que expresa más un deseo que una realidad.

No suele ser el mes más lluvioso del año como alguien podría creer atendiendo al refrán. Más lluviosos acostumbran a ser los meses otoñales. O incluso el propio mes de mayo frecuentemente supera la pluviosidad del mes de abril, pero es en el mes de abril cuando debe llover para que los campos luzcan en mayo y den sus frutos en julio y agosto.

Y con el refrán, los agricultores exteriorizan sus deseos.

Hay muchos refranes que giran en torno a este mes y a este afán. Algunos de ellos son:

En abril, aguas mil, sino al principio, al medio o al fin, nos dice que ojalá llueva, más pronto o más tarde, pero que llueva.

Abril, lluvioso y señoril, es como debe ser, llover y llover y quedar como un señor.

Agua de abril, granos mil, porque la lluvia es más beneficiosa para los campos en este mes porque procura la germinación de los cereales y otros cultivos.

Llueva para mí en abril y mayo, y para ti todo el año, recuerda los beneficios que traen consigo las lluvias primaverales y la necesidad que llueva en abril y mayo, y no durante el resto del año, donde las lluvias pueden ser más perjudiciales que beneficiosas.

Abril lluvioso hace a mayo hermoso, que nos resume lo aquí expuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*