Ser la oveja negra

¿Sabías por qué SER LA OVEJA NEGRA es ser un miembro discordante en la uniformidad de un grupo?

Generalmente se suele decir que es la oveja negra de una familia aquél miembro de la misma que va contracorriente y que no sigue los parámetro que les definen como grupo. Una nota discordante en un entorno homogéneo.

Tiene un matiz peyorativo ya que suele aplicarse a un rebelde, vividor, juerguista, irresponsable… que el grupo desprecia porque no sigue las directrices de una familia respetable.

La expresión tiene su origen en la presencia indeseable y poco común de especímenes de lana negra nacidos ocasionalmente en un rebaño de ovejas blancas, debido a un proceso genético de genes recesivos. Ocurre que las ovejas negras no eran buenas para el criador ya que la lana de dichas ovejas no tenía buena cotización en el mercado.

Incluso en Inglaterra durante los siglos XVIII y XIX, el color negro de las ovejas era visto como una marca del diablo, o que reforzaba el aspecto negativo.

En la actualidad la expresión ha perdido parte de sus connotaciones negativas, y se utiliza para definir al miembro de un grupo que posee características diferentes a sus compañeros, ya sean cualidades positivas o negativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *