A boda y bautizado, no vayas sin ser llamado

A boda y bautizado, no vayas sin ser llamado, es un refrán que nos recomienda encargarnos de nuestros asuntos y que critica a los entrometidos.

La discreción es una virtud muy bien considerada en el Refranero, que suele arremeter contra aquellos que cotillean y se entrometen en los asuntos ajenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*