Frases de La Rueda del Tiempo

La rueda del tiempo es una extensa saga de literatura fantástica creada por Robert Jordan (1948-2007).

A continuación algunas de las frases referidas a los guerreros.

 

Sentirse importante lo hace a uno pesado, torpe y banal. Para ser un guerrero se necesita ser liviano y fluido.

Un guerrero vive de actuar, no de pensar en actuar ni de pensar qué pensará cuando haya actuado.

Puede uno decir, sin presunción, que la experiencia de las experiencias es estar vivo.

Un guerrero no tiene honor, ni dignidad, ni familia, ni nombre, ni patria; sólo tiene vida por vivir y, en tales circunstancias, su único vínculo con sus semejantes es su desatino controlado.

El mundo es incomprensible. Jamás lo entenderemos; jamás desentrañaremos sus secre­tos. Por eso, debemos tratarlo como lo que es: un absoluto misterio.

No hay vacío en la vida de un guerrero. Todo está lleno a rebosar. Todo está lleno a rebosar y todo es igual.

Los seres humanos son perceptores, pero el mundo que perciben es una ilusión: una ilusión creada por la descripción que les contaron desde el momento mismo en que nacieron.

Todos podemos ver y, sin embargo, elegimos no recordar lo que vemos.

Un guerrero actúa como si supiera lo que hace, cuando en realidad no sabe nada.

Uno no está completo sin tristeza ni añoranza, pues sin ellas no hay sobriedad, no hay gentileza. La sabiduría sin gentileza y el conocimiento sin so­briedad son inútiles.

Ser despiadado no significa aspereza, astucia no significa crueldad, ser paciente no significa negli­gencia y ser dulce no significa estupidez.

El arte del guerrero consiste en equilibrar el terror de ser un hombre con la maravilla de ser un hombre.

El poder personal es algo que se adquiere a través de toda una vida de lucha.

La clave está en lo que se enfatiza. O nos hace­mos desdichados o nos hacemos fuertes. Cuesta el mismo trabajo lo uno que lo otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*