Sincero

¿Sabías por qué llamamos SINCERO al que se comporta con sencillez, veracidad y sin fingimiento?

El origen del término se encuentra en su segunda acepción, ya en desuso: ‘puro, libre de mezcla.’

Proviene del latín sincerus, término propio de la apicultura, formado a partir de sine cera ‘sin cera, que no contiene cera’ para referirse a la miel pura y sin mezcla.

Más tarde se aplicó a otras sustancias por analogía y, posteriormente, a decir la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés