Quedarse de piedra

¿Sabías por qué QUEDARSE DE PIEDRA es quedar atónito, paralizado por la sorpresa?

Sorprendido y sin capacidad de reacción.

La expresión tiene su origen en la mitología griega. Medusa —una de las tres gorgonas— tenía serpientes vivas por cabello y poseía el poder de convertir en estatua de piedra a quien la mirara a los ojos.

Medusa perdió su vida cuando Perseo utilizó su bruñido escudo de bronce como espejo, logrando que Medusa se convirtiese a sí misma en piedra al contemplar su propio reflejo en el escudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *