Duro de pelar

¿Sabías por qué decimos que es DURO DE PELAR de aquél que es difícil de convencer o derrotar?

También se dice del asunto difícil de ejecutar o resolver.

Antiguamente se empleaba la piel de los gatos callejeros y salvajes para hacerse abrigos y pellizas. La dificultad que conllevaba capturar a tales animales con la finalidad de despellejarlos ha quedado expresada en la locución que nos ocupa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *