Chistes (41)

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos… O no.

—No sé qué me pasa, doctor, pero en un momento pierdo los nervios y me pongo a insultar a todo el mundo.
—Está bien, cuéntemelo todo.
—¿Y qué cree que estoy haciendo, pedazo de imbécil?

—Espero que esta vez hayas estudiado para el examen.
—Por supuesto.
—Háblame del Tercer Reich.
—¿El de la mirra?

—Cariño, después de tantos años, ¿Todavía te gusto?
—No, todavía no.

–Os presento a mi novia. Es una muñeca hinchable.
–Podrías conseguir algo mejor
—Es que soy muy tímido
—Estaba hablando con la muñeca.

—Bueno mamá, todo listo, me voy.
—Anda, dame un beso. Ten cuidado, y no te olvides de escribir.
—Eso espero, es un conocimiento básico.

—Todo irá bien, ¿verdad doctor?
—Hombre, doctor, doctor…

—Y este es el sillón en el que me siento a menospreciar.
—Parece cómodo.
—Qué sabrás tú.

—Excelente vino, camarero. ¿Cómo dice que se llama?
—José Manuel, señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *