Costar un ojo de la cara

¿Sabías por qué COSTAR UN OJO DE LA CARA es sinónimo de precio excesivo?

Diego de Almagro (1465-1538) fue herido en un ojo por una flecha en una de las contiendas que libró en Chile, Bolivia y Perú.

Rindiendo cuentas al emperador Carlos I sobre sus andanzas, se dice que le dijo: “Defender los intereses de la Corona me ha costado un ojo de la cara”.

Pronto la frase se difundió entre la tropa que la empleó para calificar las misiones más arriesgadas y de mayor coste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés